20 junio, 2007

Roma en el alma y en la panza


Algunos flecos quedaron por resolver después de mi última, larga, intensa y fructífera estancia en Roma. Y Roma, que es ya mi ciudad de adopción para siempre, volvió a abrirse con la complicidad y el cariño que sólo muestran los íntimos amigos que hace tiempo que no has visto. Días de trabajo, claro, pero también de paseo y de solaz en una primavera, a ratos lluviosa: Roma, siempre abierta, siempre acogedora. No me resisto a mostraros algunas de las cosas en las que no me detuve en crónicas anteriores, pero que pertenecen a un recorrido que, en parte, hago de tanto en tanto cuando estoy allí.

Hagamos una primera parada en lo que es, para mí (¡y aquí, sí, que cada maestrillo saque su librillo!), la mejor pizzeria al taglio de la ciudad. Es muy céntrica, la Pizzeria Florida (Via Florida, 25), cerca de la parada del tram 8 y delante del área sacra di Largo Argentina: pizza de patata y funghi porcini; de mozzarella de buffala y tomate cherry; de flor de calabacín y anchoa (mi preferida, en la foto); pizza de salsicha...Una pasada a precio módico, de verdad.

Pero no sólo de pizza vive el hombre... Si dejamos la zona de Largo Argentina y "paseamos" por el Corso Vittorio Emanuele, toparemos con un museo del que casi todo el mundo pasa de largo, pero en el que una segunda parada se hace imprescindible: palazzo discreto (construido por Sangallo il Giovane en el Seicento), de tres pisos, sucio y de paredes tristes, el Museo Barraco esconde en su interior un tesoro. Se trata de una de las más emocionantes colecciones privadas de arte antiguo de Roma, la que el noble calabrés Giovanni Barraco construyó con tesón y pasión a lo largo de su vida, en el siglo XIX. Piezas maestras, selección de anticuario cuidadísima, que va desde el arte egipcio (3000 a.C.) hasta la Edad Media, con momentos mágicos, como los que proporciona, sobre todo, el arte griego de los siglos V a III a.C. (en la foto, cabeza de Venus).


Tras saciar el espíritu, os propongo que al salir del Barraco, torzáis a la derecha y callejeéis por la parte de Roma que va del corso al río, hasta encontrar la Via dei Banchi Vecchi. De hecho, se trata de una pequeña "vuelta", porque esta vía acaba de nuevo desembocando en el corso, pero es que se trata de una mis calles preferidas en la ciudad: pequeños comercios artesanos, alguno de los bares de vinos que más me gustan (otro día hablo del "mío"), anticuarios, restauradores y, justo al final de la calle, cuando ya se oye de nuevo el ruido del corso, un extraordinario negocio familiar: Pasticceria Pane e Pizza, en Via dei Banchi Vecchi, 106.

Papá, mamá, las dos hijas y el pizzaiolo que le echa los tejos a una de ellas, regentan este negocio que hace, para mí, la mejor pizza biancha (es decir, aquella que jamás piden los turistas: la masa de la pizza, sin más, con un poco de orégano y aceite) de la ciudad: una tercera parada aquí es muy reconfortante. La maravilla, además, es que a ratos, cuando tienen tiempo, abren la pizza biancha por la mitad y te la embuten con lo que más te apetezca (en la foto, con mozarella y jamón). Tienen unos pocos taburetes y una mínima barra acodada a la pared. donde puede uno recostarse, girar su vista hacia el mostrador y la puerta de entrada y, sin más, ver cómo la vida misma entra y sale a borbotones por la puerta: Roma en esencia, la Roma de la vida de cada día.

4 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

No dudaré, si voy a Roma, en pedirte referencias de donde comer y beber. Te lo aseguro.
Un saludo y menos mal que acabo de llenar la panza si no...

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy pensando en alquilarme, La Guarda, para mostrar "mi" Roma a quien quiera verla. Con el billete y la estancia casi me conformaría, más unas pequeñas dietas...
La verdad es que lo paso muy bien allí y me encanta explicar algunos de mis lugares preferidos. Pronto volveré (primera semana de julio), aunque será una época ya algo durilla por los calores...
Saludos,
Joan

La Guarda de Navarra dijo...

No te preocupes por nada, ese dinero estaría muy bien invertido.
Espero que disfrutes de tu estancia, aunque vista la dieta tus kilos supongo que aumentarán.
Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

En Roma y en Italia, en gerenal, no hay problema porque adoran la verdura y la fruta y lo preparan todo de mil maneras distintas. Y ya se sabe que el secreto para que la pasta no engorde es comer la ración justa!
Me cuido, amigo La Guarda, me cuido, porque si no, con tanta transhumancia, en efecto, habría acabado ya hecho polvo hace años.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario en la entrada