08 junio, 2007

"La Cumbre" en la Cruz de Tejeda


La Cruz de Tejeda se encuentra junto al punto más alto de la isla de Gran Canaria y desde diversos puntos en esa zona, puede uno ir viendo las maravillas que circundan la isla. El increíble fotomontaje de Payuta Louro (para una explicación completa, pinchad aquí) lo muestra de una forma bellísima. En esta zona acaban de reinaugurar el Parador de Tejeda, junto al cual un pequeño mercadillo fijo ofrece algunas de las maravillas de esta tierra: hay que saber buscar en él, pero los mejores quesos de pastor de la isla, madurados en cuevas y de cabra o cabra-oveja, se venden aquí.

Junto al cruce de carreteras que lleva a la cima, se encuentra el grill-restaurante (esta combinación, fruto de la pasión de los isleños por las carnes a la brasa, es muy habitual por estos pagos) La Cumbre. Se trata de un lugar tan sencilo como recomendable: una ensalada mixta (con aguacate), unas morcillas dulces a la brasa (con piñones), un chorizo a la parrilla y unas chuletas de ternera lechal con papas fritas, compusieron un menú que hubiera resucitado, sin mayor intermediación, al mismísimo Lázaro, con la ayuda de un imprescindible postre, muy casero, de la zona: un "bienmesabe". Hay que tener en cuenta este lugar si uno se acerca por allí.

Cuidan, además, aunque de forma algo desigual, la presencia de los vinos de la isla, sobre todo los tintos. Tomamos esas deliciosas viandas (a las fotos me remito) con uno de los monovarietales de listán negro, muy presentes en el municipio de Santa Brígida. Este Viña Centro 2005, con 13,5%, se sitúa en la parte alcohólica alta de lo que he probado en estos días pasados, pero no le pesa para nada. Como todos los listanes negros que he catado, presenta una capa media-baja, un bello color entre el rojo rubí y el cárdeno, unos aromas discretos de fruta roja de bosque, con un retrogusto amplio y poderoso, que recuerda al eucalipto (balsámico) y al matorral y una buena acidez y presencia en boca. Es un perfecto acompañante, por su frescor y poder desengrasante, para las carnes y embutidos a la parrilla que se suelen tomar en la isla. Eso sí, cosa que no ha sido habitual en los servicios que he tomado, convendría servirlo siempre algo fresco (16ºC) y, en mi opinión, no sobrepasar el concepto de vino de añada: un 2005 que no ha pasado por madera (no gusta mucho la madera a los bodegueros con los que he hablado, y cuando se usa, no siempre hace bien al vino que he probado) no debiera sobrepasar un consumo en 2007.



6 comentarios:

encantadisimo dijo...

De buena mañana, mis glándulas salivares se han puesto a funcionar ante esas fotografías.

La Guarda de Navarra dijo...

Que mas puede pedir un hombre, sin contar a una mujer, o varias.
El paisaje impresionante, las viandas sin adjetivos y el vino.
¿Donde hay que firmar?

J. Gómez Pallarès dijo...

Siento contestar tan tarde, pero he estado de "bolos" fuera de Barcelona hasta ahora mismo.
¡Tengo en quién fijarme para las fotos, amigo Encantadísimo! Y un día, cuando leí que las hacías con una máquina comercial digamos normal, pensé "vamos a ello". Y me he puesto a ello. Esos amigos de Gran Canaria tiene una mano para los "grills", impresionante de veras.
Un saludo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

De verdad, La Guarda, que es un paisaje literalmente alucinante; enfocado hacia la cara norte de la isla, pero a la que te das la vuelta tienes el sur a la vista, con bosques frondosos, vegetación de sotobosque, aromas muy a flor de piel y cada vez más cuidado por los viñedos...las viandas, naturales, ya van solas. Sólo hay que acompañarlas suavemente.
En fin...que yo que ya era enamorado de alguna isla canaria, he vuelto literalmente loco por la Gran Canaria: merece mucho la pena darse un paseo de unos días por ella, sin prisas y con el coche y una buena guía.
Saludos!
Joan

Sergio Louro dijo...

Hola, he estado ojeando esta página, y además de encontrarla muy interesante, gracias por postear una foto mía con el nombre. Es un detalle, ya que generalmente no ponen tus créditos.
Saludos
Sergio
(Payuta Louro)

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Sergio, bienvenido a este blog!
Gracias por tus palabras, pero lo que son interesantes de veras son tus fotografías. Ha sido un placer poder ilustrar un comentario sobre Tejeda con una de ellas y lo de la autoría a mí me parece de obligado cumplimiento: al César lo que es del César!
Lo que me da pena de veras es pensar que buena parte de aquello que tú y yo vimos haya sido pasto de las llamas este agosto: me dicen que el pino canario se regenera con rapidez pero no me gustaría estar en la piel de los amigos grancanarios.
Un saludo cordial!
Joan

Publicar un comentario