06 junio, 2007

Castillo de Monjardín rosado 2006



Castillo de Monjardín siempre han sido uno de mis referentes en la elaboración de rosados. Con viñedos en la DO Navarra (en el valle de San Esteban), su gran afición por usar para ellos la variedad merlot en tierra donde reina la tempranillo y, sobre todo, la garnacha (para rosados, ciertamente), me llamó la atención. Y en tierras donde lo más habitual para esta vinificación era la búsqueda descarnada de la frutalidad y del frescor, se soltaban con un rosado de merlot que había afinado en madera unos pocos meses. Sin alardes, pero ese vino me gustaba bastante, sí señor.
Pero desde hace cierto tiempo, sin abandonar la merlot (lo confieso, será por mi pasión bordelesa, y a pesar de la película "Entre copas", se trata de una de mis uvas preferidas), vuelven a vinificaciones más "habituales" en la zona. Entre comillas, en efecto, lo de habituales, porque en este caso el mosto fermenta sin hollejos y apenas sin maceración previa. Y tras la alcohólica, va directamente a las cubas de inoxidable, donde se asienta y estabiliza. No hay, aquí ya, madera para un vino que sale con 13%.

Su color es de capa baja tirando a media y es un vino que se mueve entre la fresa madura, por su tono, y la grosella roja, por su atractiva brillantez. Sus aromas son, de pronto, los del sirope de grosella de mi infancia, con un punto vegetal de zarzamora, y una nota como de bodega a oscuras. En boca es un vino muy goloso, con bastante cuerpo, que acaricia el paladar con ganas y voluntad y arrastra y atrae con sus puntas de carbónico. En retrogusto, asoman, quizás en demasía, notas de azúcar de algodón o del caramelo con que se suelen envolver las manzanas de la feria en verano. Es un vino franco, que no engaña en su sencillez, goloso y sin complejidad alguna, que ofrece una alternativa agradable para ciertos platos de verano o, simplemente, para una distendida charla entre amigos o amantes (amigos y amantes, ya se sabe desde que Harry se encontró con Sally, es una combinación difícil de encontrar). Castillo de Monjardín sigue acertando con sus rosados de merlot, en este caso, además, ¡a un precio de 3,2 euros la botella!

La foto de las grosellas rojas es de lilianamartinez.com.

12 comentarios:

La Guarda de Navarra dijo...

Hoy hemos coincidido en el tipo de vino.
A modo de sugerencia en una cata de 8 rosados navarros de la cosecha 2006, todos venían con un ligero color, poco habitual, pero que debe ser la linea de este año, salvo excepciones de bodegas que han sabido controlar uva y vinificación. Una cosecha complicada e irregular segun tengo entendido.
Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

No dan datos en la página web de las características de esta coseña con su uva merlot, y no me atrevería a generalizar yo, la verdad. Sí es verdad que la capa de este vino "sorprende" un poco, pues el mosto no ha tocado los hollejos, según declaran ellos mismos.
Saludos!
Joan

Anónimo dijo...

¿Cómo que no han tocado los hollejos? ¿Qué han hecho? ¿pelar uva por uva antes de estrujarlas y sacarlas el mosto? Vale que haya tenido el menor contacto posible (¿sangrado?), pero ¿ningún contactooooo? Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Jose, no me he expresado bien. Lo que hacen, en efecto, es obtener el mosto por gravedad y macerar ligeramente con los hollejos y lo que hacen sin ellos ("fermentación en virgen") es la fermentación. Quería decir, en efecto, que no hacen una maceración intencionada con hollejos sino lo habitual, a través del menor contacto posible entre éstos y el mosto y sangrado por gravedad. Y en la fermentación no hay hollejo alguno. "Sin maceraciones previas" quería decir, efectivamente, lo que ahora he intentado explicar, es decir, sin maceraciones intencionadas más allá del contacto mínimo y natural.
Eso dicen en su página web, vaya, porque presente presente, pues no he estado en ese momento en la bodega.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Releo mi comentario, Jose, y escribía en él: "el mosto fermenta..sin hollejos" lo que, además, me parece exacto si me creo la información de la página web.
Bien, en cualquier caso, creo que queda claro el sistema de vinificación de este rosado, ¿no?
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pelmazo como soy, he decidido cambiar la sintaxis del párrafo en cuestión, Jose, para que se entienda mejor. creo quer ahora queda claro que lo que se realiza sin hollejos es la fermentación de este rosado.
Un saludo cordial,
Joan

Anónimo dijo...

Ahora sí que ha quedado claro :) Gracias y saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad es que uno tiene que ser cuidadoso con la sintaxis y con la estilística. Pero ya se sabe: en casa de herrero, cuchillo de palo! Yo, que soy filólogo, no siempre acierto en cómo explicar las cosas.
Saludos,
Joan

Herr Direktor dijo...

No he probado nunca ese rosado de Monjardín pero aprovecho, ya que estamos en épocas calurosas, de comentaros que el Chardonnay (sin barrica) de esta casa, por entre 4,5 y 5,5 euros me parece un auténtico chollo (por lo menos el 2005).

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo en que este chardonnay de Castillo de Monjardín es franco, bueno y sincero y, como el rosado, a un precio imbatible.
Saludos cordiales!
Joan

currupipi dijo...

creo que vale la pena provar tambien el chardonnay fermentado (no criado) en bárrica, también tiene un precio muy comedido y una calidad indudable.
en cuanto al rosado, me imagino que lo mas lógico sea elaborarlo a base del sangrado...

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Currupipi, como ya se aclaró tras simplificar mi sintaxis, el mosto se forma por sangrado, muy ligero, pero sangrado.
Y gracias por tu sugerencia sobre el blanco fermentado en barrica, de chardonnay. Se nota que es una bodega seguida y bien conocida.
Saludos cordiales,
Joan

Publicar un comentario