12 mayo, 2007

Parrales de Santa Brígida



He pasado unos días de trabajo en Las Palmas de Gran Canaria. He vuelto entusiasmado porque hacía muchos años que no vivía una distancia mayor entre la imagen que uno tiene de un lugar (completamente distorsionada por el mito) y la realidad: una isla que, aunque vive del turismo, desborda amor por el terruño por sus cuatro costados; una isla que mima y ama la tierra exactamente hasta donde la "sed" del especulador le permite; una isla volcada con el cultivo y con la recuperación de la vid; una isla que necesita que voceemos a los cuatro vientos los secretos y cualidades que atesora, para que la gente vaya a conocerlas. Entre ellas, por supuesto, lo que allí todavía son parrales (¡qué bonita palabra!), extensiones moderadas la mayoría de las veces (pequeños viticultores, fervientes defensores y amantes de su tierra), de las variedades más y mejor cultivadas en la isla: listán negro y negramoll entre las tintas; listán blanco, malvasía y moscatel de Alejandría, entre las blancas. En la foto tenéis uno de los más hermosos parrales que conocí, de la Bodega Buenas Vistas, en Santa Brígida, rodeado de higos chumbos y palmeras, sobre un feraz suelo arenoso-volcánico. Una maravilla en el atardecer de la isla, de la que os iré contando algunas cosas en los próximos días.

6 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Hola Joan

Que tal los vinos?

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues de los vinos, Adictos, vaya de algunos, iré hablando en los próximos días. Todas las bodegas que visité son pequeñas, se van profesionalizando poco a poco, invierten cuanto pueden en tecnología y cada vez buscan mejores consejeros enológicos: tienen cpn todo un buen camino por recorrer, pero sus terras son increiblemente buenas y sus uvas darán sorpresas. Para sus tintos usan casi en exclusiva la listán negro, con un poco de negramoll. Capas medias, medias bajas, buenas acideces, graduaciones muy mesuradas, aromas de fruta muy suaves (todos coincidieron en hablarme de maceraciones cortas). Para los tintos, moscatel de Alejandría, malvasía y listñan blanco. La primera se vinifica en dulce tan sólo, la segunda según, y la tercera sólo en seco. En los dulces saben mucho, en los secos hay camino por correr, pero la impresión general es buena calidad a precios increíblemente competitivos y buen camino por recorrer en la mejora de su calidad.
Seguirá!!!
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Esperaremos tus publicaciones que a buen seguro servirán de evasión a algunos amigos del hastío veraniego y playero, si les toca veranear en las Islas afortunadas.
Genial el Cava de nuestra enóloga favorita.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo de algunas de estas islas (particularmente Las Palmas de Gran Canaria, tras esta última experiencia) es impresionante: hay que huir del topicazo e ir a buscar la realidad de las cosas, conocer y hablar con la gente, pisar el territorio. Tú ya lo haces, sin duda, por lo que sé, pero mi impresión de la Gran Canaria ha sido muy muy positiva.
Y sí, el cava de Blanca es muy bueno y a un precio muy conveniente!!!
Saludos,
Joan

Adictos a la Lujuria dijo...

Tienes razón Joan y me alegra saber que cuando te alejas del " topicazo" hay cosas interesantes, pero también fustraciones como las que he tenido en mis ultimas incursiones en el Garraf ( también hay alegrias) de las que me niego incluso publicar nada por pudor.

Un saludo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien sí, es evidente que pisar el terreno te da sorpresas en ambos sentidos, positivas y negativas! Pero de todas hay que hablar, poco o mucho, para que la gente tenga más información. Creo, vaya.
saludos!
Joan

Publicar un comentario