25 mayo, 2007

Pago del Vicario merlot dulce 2004


Les vendredis des Vins #3: Les Vins de Femmes

Una de las vinificaciones que me traje de la bodega de Pago del Vicario que más me apetecía probar es la que se presenta en esta botella de medio litro, con 14,5%. Se trata de un vino dulce natural, fruto exclusivo de la maduración de las uvas en la planta, de su concentración en azúcares y de su vendimia tardía (inicios de octubre). Se consigue preservar el azúcar gracias a una maceración pelicular en frío de 24 horas y una fermentación de 15 días a temperatura controlada.


Color de la compota de arándanos negros, con una capa alta y una lágrima bastante densa, que cae en la copa por caminos algo separados. Aromas intensos, a copa parada, de aceitunas muertas de Aragón, de kalamatá, de paté hecho con ellas. Gran fragancia, elegante, del perfume de las violetas, junto con notas de café torrefacto, dulzón, y tabaco maduro de Virginia. En boca es deliciosamente fresco, algo seco y astringente, pero con unos taninos peligrosamente placenteros. En posgusto, asoman con persistencia los aromas del orégano y de la ciruela pasa. Largas caudalías, no menos de 12.

Aunque la bodega recomienda, por ejemplo, tomarlo con un buen guiso de cordero (yo me tomaría así, sin duda, un buen amarone della valpolicella, y creo que es un buen consejo, pues la acidez y frescura con, al mismo tiempo, gran personalidad tánica de estos vinos permite una buena armonía con las carnes con personalidad), yo lo he bebido a unos 12 ºC con un exquisito pastel de chocolate, realizado por mi santa. Se trata, sin la menor duda, de un vino muy recomendable, digno compañero de los mejores monastrells dulces del sur del Levante y de los matarós del Maresme catalán. Tras el pastel de chocolate, y en días sucesivos, he hecho pruebas con un manchego semicurado de Villadiego y con un queso de cabra y oveja (madurado durante cuatro meses en cueva) de las cumbres grancanarias: en ambos casos, este merlot dulce ha estado a gran altura.


Foto de flor de violeta BY mavikelebek; foto de pastel de chocolate BY Vivaldi.



Este comentario forma parte de la convocatoria "Les vendredis des Vins #3: Les Vins de Femmes", que Emmanuel Delmas coordina para este 25 de mayo. Está cariñosamente dedicado a Susana López Mendiondo, enóloga de la Bodega Pago del Vicario, con quien no tengo más gusto que el de sus vinos, ¡que no es poco! AD MVLTOS ANNOS!

Nota bene
: aux amis en langue française qui veuillent lire cet page en français, je viens d'y introduire un link pour un essai de traduction en français. Les résultats me font rougir comme philologue, mais...je m'offre en même temps pour resoudre des doutes. Merci bien de votre attention!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Guiso de cordero con vino dulce? Vaya, de gustibus... pero no me veo yo metido en harina con ese maridaje 8-o Saludos. Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Es un vino dulce natural, sin alcohol de adición ni nada por el estilo, con una viveza y frescor en boca que complementan muy bien según qué sabores contrarios. Por supuesto que sobre gustos...pero, vaya, yo recomendaría probarlo algún día. En Italia lo hacen con el amarone, que aunque no es el mismo sistema de vinificación, ofrece en boca un sabor parecido. Y con quesos azules y etc. Este tipo de vinos ofrecen variedad de combinaciones, no siempre tenidas en cuenta.
Saludos,
Joan

encantadisimo dijo...

Este tipo de vinos, si no son muy dulces, van muy bien con guisos de esos a los que se le echa chocolate.

J. Gómez Pallarès dijo...

Este, amigo Encantasímo, al ser un vino naturalmente dulce, tendrá unos azúcares residuales algo por sobre de los 100 gr/l, con lo que no es muy dulce. Tiene además un carácter nada untuoso o glicérico con lo que es ideal, en efecto, para estas cosas. Yo no me atrevía a hablar de civets, pero está claro que es adecuado con ellos, para mí. Y también con guisos de jabalí en que puedes acompañar con una buena compota de frutos rojos o negros y otra de manzana con canela...Bufff, casi necesito ya un próximo invierno para empezar con estas recetas!!!
Joan

Felipe dijo...

no soy aficionado a los vinos dulces, el Oporto es un tema aparte, pero he tenido buenas experiencias con los cosechas tardias,

Publicar un comentario