03 mayo, 2007

Lagrein Rosé 2006 de la Cantina Tramin: Vino dei Blogger #6


Sigo con mi exploración de este pedazo de tierra a "metà strada" entre Austria e Italia (por lo menos, cultural y lingüísticamente hablando) que es el Südtirol / Alto Adige. Y he decidido, por ahora, no moverme del pueblo de Tramin-Termeno. Hay dos maneras de llegar a un conocimiento grande de las cosas y una de ellas es la de concentrarse mucho en un punto concreto. He llegado a la conclusión de que este pueblo tiene una concentración tal de bondades vitivinícolas, que merecen la pena ser explorarlas a fondo. No pocas de ellas están agrupadas en la bodega cooperativa del pueblo, la llamada Kellerei-Cantina Tramin 1898.


Con una historia que arranca con las aventuras (en efecto, allá por 1898) del párroco de Tramin-Termeno, Christian Schrott, fundador de la cooperativa, una de las bases de su crecimiento es la de la uva autóctona del Alto Adige, lagrein (en la foto),q ue se agrupa en dos DOC, la del Lagrein dunkel (tinto) y la del Lagrein Kretzer (rosado). Es un vino que, en su vinificación en rosado, no aguanta más que el paso de su año de producción, pero que en tintos tiene la gran virtud de adaptarse a la perfección a las barricas, de las que difícilmente se le pega defecto alguno. Me atrevería que este 2006 rosado, que pruebo por primera vez, es un vino casi identitario de la zona. Quiero con ello decir que las características que he percibido en él me recuerdan mucho esa simbiosis entre montaña alpina y orientaciones sur, que tienen estos viñedos. Se presenta con 12,5% y yo lo serví a unos 8ºC.


Su color es de un rosado muy delicado: parecería casi (por situarnos en España) el de los rosados de Cigales (entre la piel de cebolla y un cobrizo algo subido), aunque acabé más bien pensando en las flores de la camelia o en las cerezas en alcohol. Un rosado fino, de un tono medio, brillante y seductor, sin duda. Sus primeros aromas no son de gran fragancia, seducen, de nuevo, por su delicadeza y matices: aires de la fresa de bosque en la montaña, junto con un cierto olor de matorral (notas vegetales, húmedas). En boca es un vino que te llena con rápidez, casi opulento, con un mínimo resto de carbónico, un posgusto algo amargoso, pero muy placentero. Tiene un carácter fresco y herbáceo y no se quita uno de la cabeza, a medida que avanza la degustación, esa sensación de los aromas del bosque en una excursión alpina. Ya que algunas veces ha salido, aquí y allá, el tema de la combinación de los vinos con la alcachofa, diré que este vino, con un acompañamiento de alcachofa salteada, casó a las mil maravillas, y ambos tipos de amargor casi salvaje, se complementaron a la perfección. Creo que sería un estupendo candidato para acompañar una pasta rellena con este cardo.

7 comentarios:

pierosalvatore dijo...

Bell'articolo. Complimenti!!

J. Gómez Pallarès dijo...

Grazie, Piero e se non sbaglio, benvenuto su questo blog. Ho cercato di trovare l'anima di questo vino e credo di averla trovato nella montagna e nei suou profumi!
Grazie per le tue parole!
salute!
Joan

piesal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pierosalvatore dijo...

Esatto!! I migliori rosati provengono, a mio avviso, dalle arre pedemontane, anche se non mancano ottimi esempi a quote collinari o di pianura. Anche io ho parlato, per il vino dei blogger, di un rosato oedemontano, il Cerasuolo d'Abruzzo. Buona Salute, Pierluigi.

Giampiero alias Aristide dijo...

Ottimo report, Joan!
Grazie di tutto, a breve sarai segnalato insieme a tutti gli altri wine blogger italiani.
Ciao.

J. Gómez Pallarès dijo...

Grazie ancora, Piero. Lo leggero il tuo commento ma condivido con te quest'oppinione pedemontana, per quanto riguarda questo rosé di lagrein. Devo confessare comunque che ho assagiato anche bravissim rosé della Puglia e la Basilicata.
Salute!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Grazie, caro Giampiero, per l'nvito e per le tue parole!
A presto alla prossima convocatoria!
Cordialità!
Joan

Publicar un comentario en la entrada