29 marzo, 2007

Gran Reserva Brut "Almirall de Figuerola" 1998


De viñedos que llevan varios decenios bajo el sol, exactamente como los de la foto (hecha por Calamar), y sobreviven (al abrigo del macizo del Ordal, en el Penedès catalán) a los continuos ataques de la mal llamada "civilización" (torres eléctricas de alta tensión, autopistas muy cercanas, canalizaciones de urbanización salvaje, y etc.), nace este cava, "Almirall de Figuerola". Es, nunca mejor dicho, un precursor de lo que se llamará bien pronto "cava de garaje", un cava realizado con el sistema tradicional champenoise, que tiene un pequeño secreto: su base, el esqueleto del futuro cava, lo dan unos excelentes vinos del ensamblaje tradicional: macabeo, charelo y parellada. Yo he tenido la oportunidad de catar de inox el que más estructura y poder da a este cava, el charelo, y os aseguro que haría un muy buen papel como vino tranquilo monovarietal.

Es un cava de 11,5% que, en mi opinión, no hay que tomar muy frío si se quiere saborear a fondo. Este 1998 se encuentra, ahora mismo, en un punto óptimo de consumo. Presenta unas burbujas finísimas y persistentes y un color dorado intenso. Empieza con poca expresividad en nariz, pero cuando coge un poco de temperatura ambiente y se acompaña de un primer sorbo, el poder de su retronasal es muy interesante: aparecen notas de manzana dulce, caramelizada pero con un corazón todavía algo verde (esas de palote de feria) y siguen suaves aromas de fruta blanca madura de hueso, junto con el ácido que nos recuerda, en un vino, a la uva moscatel en sazón (aunque el tal vino no lleve moscatel, ya nos entendemos). Remacha con unas notas que están entre la zarandeada mata de hinojo silvestre y el anís estrellado. En boca es un cava que muestra todavía, como ese corazón verde de la manzana, viveza, es fresco y tiene una buena acidez. Con un pollo de granja de los de antes (de esos que en catalán llamamos "gratapallers"), con sus buenas cigalas, quedó impresionante.

Su precio es un escándalo, a la vista de la calidad que ofrece y de que se trata, sin más, de un larga crianza bien hecho (el detalle de la medida del tapón es significativo). Así que no pienso publicarlo. Si alguien está interesado en comprar este 1998, no tiene más que ponerse en contacto conmigo (dirección mail en la columna de la derecha) y yo le daré los datos del productor. Es un cava de autor, por supuesto, con una bella etiqueta firmada también por un artista reconocido y, además, está hecho por un profesional muy reputado en el mundo enológico. Pero la producción es muy limitada y la distribución, más limitada (por razones logísticas) todavía. Por supuesto, yo en esto no me llevo más que la amistad con quien lo hace, ¡que no es poco!

PS. Visto lo sucedido con la información que publiqué sobre el Cava Blau de Celler Can Pujol (ya corregida), toda la información que incluyo en este post ha sido contrastada y confirmada con el productor del "Almirall de Figuerola".

6 comentarios:

Adictos a la Lujuria dijo...

Joan mandame los datos del productor, que puede ser interesante conocer a aquellos que realizan humildemente sus cavas y vinos y que además están cerca de casa.

Un saludo

Calamar dijo...

Pues si, Joan, esas viejas viñas de Xarel·lo son espectaculares. Creo que esa finca se llama "El Serral". El día que hice la foto Esteban las estaba podando y nos enseñó como hacerlo y hasta Damià podó alguna ;-)

Por supuesto, el vino que dan tambien esta espectacular, tanto en inox como en barrica. Creo que algo se va a quedar como vino tranquilo. Qué lujazo!

Estaremos atentos...

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo haré, Adictos, tan sólo tengo que consultarle la manera más cómoda en que quiere que lo haga, si email, teléfono, etc. En cuanto me lo digam respiro de nuevo, aunque por vía privada.
Saludos y gracias por el interés.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Calamar, ojalá que alguno de esos xarel.los se quede como vino tranquilo: yo así lo comenté también, tras probar la muestra. Por lo demás, la poda de este tipo de cepas tiene su miga y es fantástico poder conocerla de primera mano.
Y gracias de nuevo por la foto!!!
Joan

Herr Direktor dijo...

Dejando a parte su precio que más de escándalo es de risa, creo que se confirma el hecho que con un muy buen vino base se puede llegar a elaborar un cava de larga crianza. Éste es un grato ejemplo que además no tenemos que pagar a los ya desgraciadamente habituales 40-45 euros de los cavas existentes en el mercado con ese tiempo de crianza.

Animo a los productores y a la enóloga a seguir elaborando productos de este tipo que nos permiten disfrutar sin tener que ampliar la hipoteca del piso!

Calamar, por cierto, en efecto Damià estuvo podando...y de ahí ya no volverá a producirse vino, menos mal que le pusimos una cepa de cartón piedra! :-)))

J. Gómez Pallarès dijo...

Tienes toda la razón, amigo Herr. recién llegado de La Mancha leo tu comentario y, aunque apresuradamente, te digo que la gran ventaja de este cava, en relación con su precio, es que el vino base lo hace la misma persona que hace el cava. Quiero decir que hay no pocos de estos cavas pequeños en el Penedès que compran su vino base a quien lo hace bien. No es este el caso, lo que da todavía más valor al producto, si cabe, dado su precio.
Sobre Damià y la famosa cepa de cartón piedra...sin comentarios!!!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario