14 febrero, 2007

TO BLOG OR NOT TO BLOG?


Ésta es la entrada número 200 de mi cuaderno y, aunque no sepa con qué la voy a descorchar, me ha parecido oportuno hablaros sobre el hecho mismo de escribir en él. Viene la cosa a cuento porque no hace mucho he leído el artículo de opinión de Juancho Asenjo en Vino + Gastronomía, n.216, en su sección "El apuntador". Lamento haber comprado la revista con retraso (es la que corresponde a noviembre-diciembre de 2006), pero en fin, comprada y leída está. No tengo el placer de conocer personalmente a Juancho, pero tenemos amigos comunes (Franco Ziliani, por ejemplo) y mis colegas de EsTintoBásico (y algún otro amigo) hablaron maravillas de la última cata comentada por él con los barolos como protagonistas (en el último encuentro Verema). Por todo ello y por su trayectoria, conocimientos y experiencia, tiene todos mis respetos.

Ahora bien, su artículo, titulado "Blogs o no blogs" (p.104 de esa revista), rezuma tal poso de amargor, de desconfianza y de dudas sobre estos cuadernos de notas en la red, que hemos venido en llamar "blogs", que me ha movido a intentar ofrecer un texto paliativo. La única cosa positiva que ve en ellos es que le permiten a uno expresarse con libertad porque "la red nos hace más libres...evita toda censura que no esté legislada" (sic!) y porque le dan a uno "la tranquilidad que da expresarse sin miedo a lo que se diga". El resto es claramente negativo. En muchos casos, su crítica y desazón no tienen nombres ni apellidos y son, así lo parece, de aplicación general: "la libertad de expresión se mezcla con la falta de educación"; se trata de "personajillos que consideran que sus opiniones son sagradas y no respetan las de los demás"; "pretenden impartir lecciones aprovechando sus diez minutos de gloria para terminar haciéndose los dueños del blog que convierten en un círculo cerrado". En otros casos, sí da nombres y apellidos: de cocineros y de periodistas que han sido atacados y vilipendiados en la red.

Es evidente que en cualquier medio de comunicación público, hay personas y actitudes muy variadas. Y es cierto que, en mi experiencia breve con este medio (junio de 2006 a hoy), he detectado algunas actitudes inadecuadas, desde críticas a vinos o a personas con sus opiniones hechas desde la mala educación hasta plagios directos. Pero no me parece ni justo ni adecuado que las críticas de Juancho sean generales, como si todos los que hemos decidido escribir y manifestar nuestras opiniones y experiencias con el vino y la grastronomía, fuéramos de la misma condición. Hay varias cosas muy importantes y positivas que he podido ir descubriendo en este auténtico fenómeno social, que es el mundo de los blogs, y de las que Juancho nada dice:

1. Todos los países avanzados en temas de vino y gastronomía (sea como consumidores, como productores o ambas cosas a la vez), están construyendo auténticas corrientes de opinión y de información en la red gracias a los blogs. En estos países (Italia, Francia, Inglaterra, EE.UU., Australia, Argentina, etc.), los blogs llevan nombres y apellidos (Franco Ziliani, Alder Yarrow, Giampiero Natali, Luc Bretones, etc.), son transparentes incluso en su publicidad y permiten algo que los grandes medios para los que trabaja Juancho no sé si permiten con facilidad: que el acceso a la información, a su difusión, a su crítica y a su comentario sea un auténtico ejercicio de democracia global. Esto jamás había ocurrido en la historia de la humanidad. Y no creo exagerar.

2. Nadie puede hacerse dueño de un cuaderno. Con los lógicos filtros antispam, cualquiera puede opinar y comentar lo que lee en los blogs de los demás. Por supuesto, la buena educación y las maneras son deseables siempre y si esto se da, ¿quién tiene argumentos para negar el acceso a su blog a nadie? Si aún con buenas maneras, eso sucede, entonces sí estaríamos ante un caso denunciable de censura, aunque por supuesto, no legislada. Me gustaría que alguien me dijera qué acceso tenemos los ciudadanos de a pie a los grandes medios que hablan de vino y de gastronomía, que no sea el de su compra.

3. Los blogs sobre vinos (algunos también con notas de gastronomía) más importantes y difundidos en el mundo suelen ofrecer a sus lectores su propio código de conducta: qué hago, por qué lo hago, en nombre de qué lo hago. En mi opinión, aunque aquí cada cual hace lo que cree conveniente (eso es la libertad de expresión; y si pisas la de los demás, cosa de la que se queja mucho Juancho, pues medios hay para que uno se defienda), los cuadernos de anotaciones en la red tienen que ser transparentes en sus normas, las opiniones tienen que firmarse, el lenguaje tiene que ser correcto (¡también gramaticalmente!) y los conocimientos para escribir sobre el tema tienen que ser los necesarios. Que yo sepa, los grandes medios tampoco respetan estas normas tan básicas, como Juancho se encarga de demostrar, citando con nombre y apellidos las malas prácticas de un gran periódico de tirada nacional.


A ello hay que añadir que este medio (el formato de un "blog" visualizado en una pantalla de ordenador) "impone" ciertas servitudes, desde la enorme importancia que tienen las ilustraciones y la comunicación visual, pasando por la "compaginación" de lo que el lector ve y terminando por cómo se escribe aquello que se cuenta. Si se dan todas estas "condiciones", y creo que se dan ya en algunos "blogs" americanos, ingleses, italianos, franceses y españoles, este medio de comunicación será imparable e irá ganando, cada día, más adeptos.

4. No hay otro sistema, que yo conozca, que fomente tanto como éste la libertad de expresión; que dé tanta oportunidad al intercambio de opiniones, a la información y la construcción de esas opiniones y que lo haga, además, de una forma tan radicalmente participativa (interactiva se llama ahora) . Por si todo ello fuera poco, no hay jefe que te mande (y si lo hay, ¡por supuesto habría que decir quién es!) y, al margen de la inversión en horas (aquí, también, que cada cual haga lo que crea conveniente), es gratuito. ¿Hay sistema que dé más a cambio de tan poco?

5. Sobre los despectivos (en mi opinión) "diez minutos de gloria" que parecemos querer buscar quienes usamos este medio de expresión (Warhol hablaba, por lo demás, de 15 minutos), que cada cual se los gane donde y como crea oportuno, siempre que tenga público que le atienda, claro. En cualquier caso, no me parece criticable que la gente quiera tenerlos.

El resumen, pues, de estos cinco puntos es la respuesta a la hamletiana duda que proponía Juancho Asenjo en su artículo y que encabeza mi comentario: un sí rotundo. Yo creo en este nuevo medio y voy a seguir usándolo. Por supuesto, hay que saber utilizarlo con sensatez, educación, respeto hacia los demás y conocimientos sobre lo que uno escribe. Pero si se hace así, que tengamos fuerza y ganas para seguir y gente que se sume a esta manera de comunicarse, y ojalá que tú y quienes opinan como tú, podáis ir cambiando de opinión y, al mismo tiempo, ofreciendo una imagen más positiva de la "escritura virtual de cuadernos" en la red sobre vino y grastronomía. Creo que una parte del futuro pasa por aquí y si puedo, pues no soy profesional de esto, seguiré paseando por estos caminos.

Créditos de las ilustraciones: Hamlet inverso BY lee benjamin; símbolos de blogs BY JairoB; armario botellero BY trumpetvine.

23 comentarios:

encantadisimo dijo...

No he leído el artículo de Juancho pero tal como lo has resumido, es evidente que comete un error de los más infantiles: generalizar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Generaliza en sus críticas, duras y acerbas tal y como las he entrecomillado (las comillas, por supuesto, son citas literales suyas) a los blogs sobre vinos y gastronomía, aunque también particulariza con nombres y apellidos y medios (periódicos y demás) cuando habla de ciertos ataques sufridos por personas que él, supongo, conocerá bien.
En efecto, las descalificaciones generalizadas, cuando son tan contundentes como las que he leído en este artículo, no va a ningún sitio y, en mi opinión, pierden su efecto. Porque es evidente que todos conocemos casos como los que describe Juancho, pero no me gusta que nos mida a todos por el mismo rasero. Y en todo caso, si en unos casos particulariza, ¿por qué no lo hace en los otros? Así sabremos todos donde estamos.
Un saludo,
Joan

Gourmet de provincias dijo...

Creo que la gran aportación de los blogs ha sido (y está siendo) la democratización de la crítica, el haberla sacado de un reducto en el que unos pocos, generalmente más o menos atados por líneas editoriales, intereses comerciales y demás creaban opinión.

Hoy los blogs se han convertido en una alternativa, en creadores de opinión (como comentabas), pero también en un complemento que aporta lo que muchas veces no se encuentra en los medios y en la crítica convencional: frescura, independencia absoluta y una mirada sin complejos sobre temas a veces excesivamente enquistados y sobre un sector con una tendencia preocupante a mirarse al ombligo.

Excelente post.

Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por tus palabras, GdP. Creo que compartimos (conocido y leído ya de hace mucho tu propio blog) esencias y opiniones sobre este medio de expresión. Tú mismo hacías uso de esa libertad de expresión hace bien poco, en un sentido positivo, mientras que otros usaban esa "arma" en sentido negativo, aunque para nada que tuviera que ver con el contenido intrínseco del blog. En el fondo, y hablemos de cuadernos de anotaciones o de lo que sea, NIHIL NOVVM SVB SOLE!
Saludos cordiales!
Joan
PS. Sigue mi admiración por la descripción de esa II Xantanza y por lo que en ella sucedió!

Carlosgrm dijo...

Amén, Joan. Generalizar es una práctica que normalmente trae equivocos. Además, los blogs bien "escritos" y realizados desde "el corazón y la pasión" nos permiten crecer en conocimientos y compartir valiosa información que de otra manera seria imposible o cuasi, de obtener.
Si opina así de los blogs de vinos y gastronomia me parece que debe haber visitado pocos o por lo menos alguno claramente no representativo de las corrientes informativas que existen en la red en forma de blogs de vinos y gastronomia.
Yo por lo menos aprendo cada dia mas de los datos que intercambiamos, bueno... creo que estamos en clara sintonia, Joan, por ello no me alargo más.
PD: Felicidades por tu post 200, ¿eres ambidiestro no? jaja
Saludos

Adictos a la Lujuria dijo...

Felicidades por tus 200 entradas, pero no hay que dar cancha a las envidias, seamos honestos estos espacios de libre pensamiento llamados blogs deben repercutir negativammente en las arcas de la prensa especializada establecida.

Espero que para la 300 entrada sea la de un gran vino o restaurante a los cuales nos tienes acostumbrados.

Calamar dijo...

Pues lo leí en su día y, la verdad, no le dí más importancia. Creo recordar que generaliza sobre el ambiente que se respira en algunos blogs gastronómicos, sobretodo con los comentarios anónimos que suelen aparecer para dinamitar o el blog mismo, o a una determinada competencia (léase rivalidades entre corrientes de opinión, restaurantes, cocineros, etc...).

En cuanto pueda me releo el artículo pero creo que los tiros iban por ahí...

Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por tus palabras, Carlos, y sí,creo que estamos en sintonía, pero vaya, dentro de la educación y la corrección, la discrepancia y la discusión (en el sentido etimológico del término) también me apetecen mucho. Tengo claro que se aprende mucho más desde el error o la disensión que desde el acuerdo y el consenso.
Por lo demás, me parece que las pabaras de Juancho Asenjo tienen nombres y apellidos detrás, también en aquellos casos en que ha decidido no dar ni nombres ni apellidos. Así es que uno puede entender la amargura y la desazón. Lo que no me gustó nada fue que metiera a todos en el mismo saco.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigos Adictos, muchas gracias por vuestra felicitación. De hecho no habrá que esperar a la 300, la 201 ya será sobre un vino que me ha gustado mucho últimamente, y por dos ocasiones casi seguidas.
En este caso, estoy seguro que el artículo del Sr.Asenjo no nace de la envidia. no creo que él, a las alturas de su prestigio y de su carrera profesional, tenga que envidiar nada de nadie. Más bien creo que todo nace de una serie de experiencias malas o muy malas, propias y, sobre todo, ajenas pero de amigos suyos. En fin...es evidente que sus razones tendrá, muchas de las cuales, ciertamente, no comparto.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Calamar,
efectivamente no hay que darle más importancia. La que le damos a las cosas depende, a veces, del estado de ánimo o la predisposición que tenemos cuando leemos. Y es cierto que cuando la revista cayó en mis manos andaba yo ya varios días oensando en el por qué, el cómo y el para qué de mi escritura en este cuaderno. Así pues, acogí con especial sensibilidad la lectura y la comprensión del artículo de J. Asenjo, pero no creo que lo haya sobreinterpretado. Los entrecomillados son literales, textos e ideas suyas, y son los que son. Con todo, no hace falta decir que si ge cometido algún error de interpretación o de comprensión, rectificaré si así se me hace comprender.
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Lizzy (E. Tosi: Vinopigro en la columna de la derecha) manda este comentario, que no se sabe por qué razones (por supuesto, no de censaura por parte de quien escribe este blog) no consigue publicar desde Verona. Lo reproduzco tal cual lo he recibido en hotmail:

"Caro Joan,
avevo postato anch'io un commento ma talvez si è perso...nel mare magnum della rete!
Congratulazioni per il tuo 200° post! sei più bravo di me, io ho aperto il blog a maggio e ho da poco superato i 100 post.
Volevo fare un veloce commento; anche in Italia molti giornalisti diffidano dei blog. Li considerano poco seri, una cosa da ragazzini.
Ma è come per i libri: non puoi dire che le librerie vendono solo schifezze! Nelle librerie trovi i capolavori e i libri di barzellette.
Tocca a te scegliere quale genere ti interessa. Noi sappiamo per esperienza che se un blog è serio, documentato (come il tuo, per esempio), è più affidabile di un giornale o di una rivista perchè è disinteressato. I blogger scrivono per pura passione, per condividere esperienze...
Per questo stanno acquistando sempre più autorevolezza. E' un peccato che i media tradizionali ci snobbino, perchè perdono il contatto con la parte più viva, interessata e interessante del mercato; perdono il contatto con la realtà.

i adelante amigo Joan, y suerte por todo!

Lizzy"

Y a continuación, escribo mi respuesta a su comentario:

"Cara Lizzy, ti ringrazio per il tuo commento, più prezioso perchè scritto da una giornalista che conosce meglio che nessuno di noi la situazione sia dei mass media sia della scrittura di un blog. Tu puoi valutare come nessuno il valore diquesti blog e, sopratutto, il suo valore di crescita futura.
Grazie ancora per le tue parole!
Tante belle cose,
Joan"

Calamar dijo...

Pues si Joan, una vez releido el artículo no parece que quepan dudas que el Sr. Asenjo no ha tenido buenas experiencias con los blogs y/o con el anonimato de internet...

Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Sin duda no las ha tenido. Ya sabes que pago mi hipoteca leyendo y tratando de entender textos (de otras épocas, eso sí!) y no se me ha escapado el tono y contenidos del artículo. Sé también que una parte de estas malas experiencias no son propias: ya has leído dos veces, por lo menos, el artículo, y sabes que los nombres y apellidos agraviados que salen no son los suyos y que, además, los agraviadores (por así decir) no siempre son anónimos bloggers, sino bien conocidos periodistas, escribiendo en medios de alcance nacional. Lo que ya no sé es si, además, también hay, detrás de su texto, malas experiencias personales.
Sabes bien para acabar, que yo también he sufrido malas experiencias (desde plagios directos, por ti detectados!!!, hasta comentarios muy irónicos y despectivos). Todo forma parte del juego, sin duda. Me quedo con lo bueno e intento, como hace el Sr. Asenjo, condenar y erradicar lo malo. Pero me quedo.
Un abrazo,
Joan

Calamar dijo...

Faltaría más Joan, aquí nos quedamos digan lo que digan.

Saludos,

Adictos a la Lujuria dijo...

Fuera de polemicas querria haceros una consulta a todos aquellos que me podais ayudar, si tuvierais que elegir entre estas tres bodegas de la DO.Montsant:

-Venus la universal
-Vinyes Domenech
-Celler Can Blau

Por cual os decantariais.

Es la gran virtud de un blog, poder realizar consultas, expresar ideas......todo en tiempo real.

SobreVino dijo...

Joan,

Felicidades por tu post 200.

Creo que argumentas muy bien todo en tu artículo. Por mi parte hacer hincapié en que internet es el primer medio que ha existido en la historia que tiene a la vez las 3 siguientes características:
- Es completamente interactivo, fluyendo la comunicación en los dos sentidos en tiempo real (la conversación cara a cara ya cubría esto, pero no los periódicos, por ejemplo)
- Tiene alcance global (cierto, el teléfono también)
- Y a la vez permite la comunicación de masas, no sólo 1 a 1.

Los blogs, además, han posibilitado una forma fácil de comunicar a quienes no tienen conocimientos técnicos (antes había que construirse una página web).

La revolución de internet (y los blogs como uso particular de la red) es de tal magnitud, y el despiste entre los medios de comunicación tradicionales es de tal magnitud, que la reacción inicial ha sido y es de rechazo frontal a este nuevo medio. Algunos, pocos, comienzan a aceptarlo, aunque hay que decir que más por obligación que por devoción (la circulación de los periódicos en USA cae a tasas que dan vértigo y los editores se agarran a un clavo ardiendo). Entre tantos blogs como hay hoy, los habrá bien intencionados, mal intencionados, informados, desinformados, que nos gustan y que no nos gustan, pero... ¿Acaso es distinto en la prensa, la TV o la radio?

En temas de vinos, desde luego, el espacio dedicado y la presencia de personas informadas y con criterio en los grandes medios son casi nulos. Y hay sin embargo excelentísimos blogs sobre el asunto. Cuestión de segmentación. Donde no llegan los medios generalistas sí pueden llegar otros que parecen hechos a medida de los mercados de nicho. Por cierto, a este respecto para los interesados en el tema os recomiendo el libro "The Long Tail" de Chris Anderson.

Perdón por el rollo.

Un saludo,

Sobre Vino

SobreVino dijo...

Adictos,

Con sus oscilaciones entre añadas, a mí La Universal me gusta.

Incluso en el "primer vino", donde otras bodegas muchas veces descargan todos sus excesos (incluído el del precio), se mantienen en una línea agradable y nada gritona (eso sí, a precios también subiditos).

Un saludo,

Sobre Vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Sobrevino, nada de rllos. Me gusta y me interesa también la parte teórica del asunto, aunque confieso que me tira mucho más la práctica. Pero en otras ocasiones también hemos recomendado algún enlace interesante o alguna lectura de provecho.
Eric Asimov quizás sea un gran ejemplo (lo comentábamos antes con Lizzy por mail) de periodista que escribe en el NYTimes y tiene, además, un blog muy seguido y sugerente. Alder Yarrow es otro caso, sin duda, pero aquí en España (en el restod e Europa es casi lo mismo), como bien apuntas, el segmento de la inmediatez y la cotidianeidad en la opinión y la información sobre vinos y gastronomías es de un par de páginas web (para una, por supuesto, y muy importante, trabaja el Sr. Asenjo), pero sobre todo, de algunos blogs.
Gracias por tus comentarios!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Adictos, yo tengo una flaca manifiesta y manifestada en este mismo cuaderno por Sara Pérez. Me quedo con Venus la Universal también.
Un saludo,
Joan

JA_Dianes dijo...

Muy correcta tu opinión, Joan. Lo que no acabo de entender es qué objeto tiene una crítica como la que ha hecho Juancho, un profesional del vino y su divulgación, ni qué puede ganar nadie con ella. De cualquier manera me gustaría poder leer el artículo. Supongo que algún espíritu constructivo debe haber en él.

JA.

J. Gómez Pallarès dijo...

A mí me parece que detrás tiene que haber varias malas experiencias, personales o de amigos suyos o de conocidos suyos,que le han impulsado a escribir un texto así. Por supuesto que, como ya comentaba, dice también cosas buenas, pero ceñidas en exclusiva al carácter abierto de este medio ("la red nos hace más libres...evita toda censura que no esté legislada" y "la tranquilidad que da expresarse sin miedo a lo que se diga"). Creo que hay otras muchas cosas, positivas también, que no salen en ese artículo porque porque su objetivo es poner sobre la mesa otro tipo de problemas con los blogs. De ahí que a mí me motivara más bien lo contrario: intentar escribir un texto que pusiera encima de la mesa algunas de las cosas positivas que yo veo en la escritura de un cuaderno sobre vinos y gastronomía.
Saludos y gracias por tu comentario.
Joan

Albert dijo...

Buenaaas,

Llevo tiempo siguiendo el blog de Joan y quisiera comentar este hecho por las veces que lo he visto en otros sectores a los que soy asíduo por razones profesionales.

Imaginaos la situación antes de la epoca de los blogs. Los medios escritos marcan las corrientes de opinión. Unos pocos escriben en esos medios, todos se conocen más o menos y ese estrato vive en una situación de relativo control y orden. El papel del periodista está claro, como también lo está el de la publicidad y el de los productores/proveedores/fabricantes con mayor capacidad económica que son los grandes clientes que contratan publicidad.

Bien, pues ese pequeño mundo, casi un jardín, se ve de golpe invadido por una serie de factores desestabilizantes que no todos son capaces de asimilar.

Como los usuarios el mundo de los vinos y la gastronomía son de cierto nivel cultural el acceso a internet es muy importante i de repente no solo se consultan las revistas especializadas sino que las búsquedas de información por internet pasan a ser la primera opción por su inmediatez,

Es un esfuerzo importante para los que antes dominaban el sector adaptarse a los cambios. No es fácil pasar de tener unas fuentes de información controladas e ir marcando el ritmo con la periodicidad de las publicaciones a tener un medio donde la información aparece de forma contínua con nuevas fuentes que aparecen como hongos. Hay montones de sitios, la dispersión es enorme, no es fácil separar lo importante del ruido.

Pero es cierto que existe un inconveniente muy importante que es lo que concretamente hace al Sr. Asenjo escribir su artículo: las malas experiencias debidas a ataques y descalificaciones que se producen. En un medio tan socializante y en el que cualquiera puede opinar eso es muy normal: opinan los que saben, los indocumentados, los cultos y los energúmenos. Cada uno recibe el trato que se merece, los que vale la pena perdura y lo que no desaparece. Total, al final la molestia o daño no es tan importante y el resultado final es muy positivo (si no, Joan probablemente no estaría escribiendo de vinos.. o bien pensado tal vez si).

Este hombre sencillamente está desbordado por el medio. No se ha adaptado. Sigamoslo escuchando por sus opiniones sobre vinos, pero es evidente que internet le sabe a vinagre.

Saludos

Albert

J. Gómez Pallarès dijo...

Bienvenido, Albert! No recuerdo que hubieras escrito antes aquí, aunque parece que lees estas páginas desde hace cierto tiempo.
Tus observaciones y reflexiones me parecen muy atinadas, sobre todo en lo que hace al control de los flujos y corrientes de opinión.
Esto está cambiando y, como bien dices, pasando de unas pocas a muchas manos. Por supusto, la decantación acaba, como en todo, haciendo que la gente elija y que no todo sobreviva. Pero la época que estamos viviendo es electrizante, desbordante y muy interesante, por supuesto, no siempre controlable (pero es que fijaos qué tipo de críticas apunta también Juancho, vertidas en un periódico escrito de difusión nacional: nadie está libre de mentecatos y de maleducados en su ámbito de comunicación) y, todavía más claro, no todo el mundo se sabe adaptar a ella.
Precisamente el siguiente comentario que publicaré es sobre una persona modélica para mí, en cuanto a su adaptación a este medio y al "convencional" de los periódicos escritos e impresos en rotativa.
A ver qué os parece.
Gracias por tus observaciones, de nuevo.
Joan

Publicar un comentario