17 febrero, 2007

Eric Asimov sobre Park B. Smith

Guardaba en la cartera el momento adecuado para hacer un breve comentario sobre Eric Asimov. Ahora me parece llegado ese momento. No hace mucho escribíamos algunos, a raíz de un artículo de J. Asenjo, sobre la presunta separación entre la gran prensa escrita y el mundo de los cuadernos de notas sobre vino y gastronomía. Eric Asimov es uno de los mejores ejemplos en el mundo para mostrar cómo se puede ser un gran periodista en uno de los periódicos más influyentes del planeta (él es el jefe de crítica de vinos del NYT) y, al mismo tiempo, uno de los grandes "bloggers" sobre el mismo tema (él es el animador de The Pour, que a partir de hoy mismo incorporo a mis blogs de cabecera del mundo anglosajón).

Eric Asimov BY Brent Murray/ NY Times.com

"The Pour" (la acción de verter, de servir) tiene como emblema una "recreación" del pensador de Auguste Rodin, quien, en vez de reflexionar en abstracto sobre la condición humana, lo hace sobre una copa de vino tinto, exenta ante él. Siempre me ha parecido una bella metáfora de lo que pretende.


Eric Asimov es una persona discreta, reflexiva, inteligente, informada, que escribe un bello inglés y que (ésta es la segunda razón por la que hoy hablo por fin de él) nos informa, en su último comentario publicado, sobre Park B. Smith y su bodega. El Sr. Smith es un industrial textil que, en su residencia de verano de Lakeville (Connecticut) y a lo largo de decenios de años, ha construido una bodega que contiene 65.000 (sic!) botellas. Es un apasionado de los Châteauneuf du Pape pero, por supuesto, en esa bodega reposan las mejores referencias de las mejores añadas de los mejores vinos del mundo. Ni más ni menos.


Eric Asimov explica de forma magistral, sencilla, breve, directa, la historia de un mediodía de enero en que fue invitado a visitar la bodega. La cosa terminó, de forma no prevista, en una comida en el centro mismo del local. Y tras un desfile y descorche de botellas míticas para su dueño (tal fue su generosidad), llegó aquello pregunta que todos los amantes del vino quisiéramos que nos hicieran, precisamente en una bodega así: "¿hay alguna botella que le gustaría escoger?", le preguntó el Sr. Smith de sopetón. A lo que Eric pensó "¿Os imaginais que os dieran la llave de vuestra tienda de golosinas preferida...?"

Pues eso exactamente le sucedió a Eric. Espero que disfrutéis tanto como yo, leyendo la historia completa en su blog, desde hoy entre los destacados de mi columna de la derecha. Y por si alguno se animara, y por favor, no lo toméis como una encuesta (¡no me gustan las encuestas!): si os hicieran esa pregunta, y supierais que Mr. Smith lo tiene TODO, ¿qué pediríais?

Las fotos de Mr. Smith y de su bodega BY Thomas McDonald para The New York Times

4 comentarios:

SobreVino dijo...

Joan,

Vista la generosidad que despliega el Sr. Smith, y el desfile de botellas que organiza sin necesidad de que nadie le haga una petición, creo que haría como Eric Asimov y me callaría mi deseo :-)

Claro que a un Mouton del 45, un Cheval Blanc del 47, un Yquem del 21 o un Palmer del 61 no les haría ascos. Más que nada porque sería la única oportunidad, muy probablemente, de acercarme a una de esas botellas de las que tantas veces se oye hablar.

Y total ¿Qué mas da una botella menos entre 65.000?

Hago una referencia también en mi último post.

Un saludo,

Sobre Vino

J. Gómez Pallarès dijo...

Tenía que pasar algún día. Lo siento. Confieso que no había pasado por blog alguno ni ayer por la noche ni esta mañana, tras haber redactado mi comentario sobre Mr. Smith y Eric Asimov. Sí tenía claro que quería hablar de Eric a raíz de lo que había leído en Asenjo, pero que hayamos coincidio en tiempo y espacio.
Lo bonito de esto, con todo, es que teniendo un punto de partida común, tu comentario y el mío nos e parecen en nada. Eso está bien.
Gracias por tus aportaciones a la colección de deseos para Mr. Smith. ¡Yo todavía me lo estoy pensando!
Saludos cordiales,
Joan

SobreVino dijo...

Joan,

¿Lo qué sientes? ?:-)

Si te refieres a coincidencias de temas, las tenemos a menudo. Es normal, por una parte tenemos algunos gustos comunes por lo que vamos conociendonos, y por otra parte seguimos seguramente las mismas fuentes de información.

A mí me ha gustado la descripción que haces del artículo de Eric Asimov. Y hasta te he dado algún vino que "sustraería" de esa bodega :-)

Un abrazo,

J. Gómez Pallarès dijo...

En efecto, pienso que nuestros lectores sentirán algo de sorpresa, si no estupefacción, por la coincidencia de temas, que es, como tú apuntas, fruto de gustos comunes y, claro, de lecturas comunes también. Pero es lo que hay.
En cualquier caso, ya he tenido tiempo de madurar mi decisión para Mr. Smith:
me quedo con su Château d'Yquem 1967, 1976, 1989 ó 1990. La añada me daría casi igual, aunque ya puestos, la de 1967. Es un vino que jamás podré catar comprándolo. Así que cuando tengamos una buena selección de deseos, le escribimos y a ver si responde!!!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario en la entrada