10 enero, 2007

Colonias de Galeón, MC 2006


    Me ha parecido una buena idea presentaros la edición 2006 de un vino del que hablé muy de pasada hace unos meses. Se trata de un vino poco conocido y aprovechando que estos días el blog de Aristide habla bastante de los vinos andaluces, he aquí uno que es, en su tierra, rara auis, pero que, en el conjunto de España y en Italia, se enmarca en un grupo bien conocido y reconocido: los vinos tintos que se hacen con maceración carbónica (MC) y que se consumen en el mismo año de su producción y durante el año siguiente.

    Estos días salen todos al mercado y también le ha tocado el turno a este Colonias de Galeón 2006, que nace y se hace en un paraje de ensueño: la Sierra Norte de Sevilla, cerca de Cazalla de la Sierra. Con un 40% de tempranillo, otro tanto de merlot y un 20% de syrah, cada variedad de uva se vendimia en su justo momento de madurez y se vinifica también por separado. El mosto que nace de la acción de la gravedad sobre las uvas y el mosto prensa fermentan también por separado y a temperatura controlada, baja (16-18ºC). Se estabiliza por frío y se embotella en el mes de octubre de 2006, con 13%.

    Los colores del vino son los del fruto del granado, entre violáceo cárdeno y rojo oscuro, muy brillante. Su nariz tiene una carga frutal y floral notables, aunque no apabullante, sino más delicada que en otras añadas: la de la fresa del bosque madura, la de la violeta y la del geranio. Una de las características que le he notado este año (que mis amigos que aman este vino agradecerán) viene con su paso por boca: el carbónico apenas se nota, acompaña y se agradece en comidas algo grasientas, pero es discretísimo. Sus taninos son redondos, amables y agradecidos y su posgusto, como siempre, es bastante largo.

    Es un vino que puede hacer compañía, sin desentonar en absoluto, a los grandes maceraciones carbónicas que he probado este año, Alkíber y Luberri de la Rioja. Creo que, habiendo probado algunos "vini novelli" italianos (realizados con una técnica muy parecida), sería también un vino del gusto de los aficionados italianos curiosos de la realidad vitivinícola andaluza. Hay que servirlo entre 14 y 16ºC. Yo lo he visto distribuido por Lavinia y por El Corte Inglés a menos de 7 euros.





    Violeta by creativity

    7 comentarios:

    Calamar dijo...

    Tendré que probarlo Joan. De hecho, cada vez me estoy aficionando más a los vinos jóvenes. La madera empieza a cansarme...

    Por cierto, qué bonita foto, la de las granadas. Qué jugosas...humm!!

    Carlosgrm dijo...

    Idem a las palabras de Calamar
    Saludos
    Carlos

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Sí, es una foto estupenda, amigos míos, y muy adecuada para "indicar" el color de este vino, realmente.
    Mis amigos tienen los viñedos en cultivo biológico y son de los pocos de Andalucía que están homologados. Los viñedos, además, se encuentran en un paraje natural La foto primera la tomé desde los viñedos mirando hacia el sur), de ensueño, y recuperan además una vieja tradición de viñedos en esta sierra que data del siglo XVII!
    Es un vino apreciable que, a ratos, me recuerda incluso (con perdón) al Pétalos del Bierzo recién sacado de la bodega.
    Saludos cordiales!
    Joan

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Por cierto, querido Calamar, que me ha hecho pensar mucho esta noche (la de insomnio que me has dado, vaya!) tu cansancio de la madera. Que un tipo entrenado como tú diga eso significa, en general, que en este país, por lo menos, no se está trabajando lo bien que se debiera con la madera, significa que aquello que se persigue con la utilización de la madera en contacto con el vino ya hecho no se consigue. significa, en fin, que tendríamos que dedicarle unos ratillos de conversación al asunto. En Italia y en USA, con el tema de los pedazos de madera en vez de las barricas, llevan ya mucho discutido y comentado, pero aquí estamos en cueros, casi. Y nos la estarán pegando por todas partes.
    En este sentido, como creo que tú apuntas, la ventajas de los vinos jóvenes es que te la dan sin trampa ni cartón posibles y hueles y degustas el vino sin más intermediarios que la fermentación. Pierdes aromas terciarios, pero tiene sus ventajas.
    Tenemos que hablar sobre eso en este país e instaurar un código de buenas prácticas público y visible: que todos nos informen de qué madera usan y cómo lo hacen!
    Saludos mañaneros en Barcelona!
    Joan

    Calamar dijo...

    Hombre Joan, no es que esté cansado del uso de la madera, sinó de las notas excesivas en los vinos que en mi opinión no aportan sinó que enmascaran.

    Está claro que para la adecuada oxigenación de los vinos las barricas de roble son ideales (sobretodo en vino tinto, en blanco quizàs hay otras tecnicas más interesantes). Dejan que el vino polimerize lentamente, que es lo que interesa. Ese uso de las barricas es el que a mí como consumidor me gusta, el vino está redondeado, limada su astringencia, en el punto de oxigenación adecuado, etc..

    Yo no soy experto en temas de vinificación y crianza; solo me guio por mis gustos, y actualmente los toffes y tostados varios solo me gustan encontarlos en muy pequeñas dosis y muy bien integrados.

    Es un tema realmente complejo y entiendo que hay un sector del público que busca estas notas en un vino. De gustos...

    Saludos,

    J. Gómez Pallarès dijo...

    En efecto, de gustibus, nil dispunadum est, osea que sobre gustos no hay que discutir, cada cual con los suyos. Yo estoy muy de acuerdo contigo: un uso adecuado de la madera es bueno para el vino, si eso es lo que quieres para él, claro. Pero hay tantas variables de este uso que acaban perjudicando y tantas cosas que hay que tener en cuenta para que el resultado final se acerque a aquello que uno tiene en la cabeza. pero en fin...un buen vino de guarda, con su madera ajustada, sus taninos maduros y en su punto y sus aromas terciarios bien puestos, hum...apetece mucho!!!
    salud!
    Joan

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Perdón "disputandum" es el verbo correcto. Esto de la mecanografía, definitivamente, no es lo mío!!!
    Joan

    Publicar un comentario en la entrada