31 diciembre, 2006

Robert M. Parker Jr. y sus mejores bodegas


    Tenía la intención de cerrar el año en este blog con otra extraordinaria foto, de nuevo de un viñedo andino (misma fuente para la foto) que se encuentra a 1500 metros de altitud. Sin más, como un regalo para la vista. Pero al mirar con atención sus datos, me di cuenta de que se trata de Viña Adrianna, de donde la familia Catena Zapata saca la uva chardonnay (en Gualtallary, Mendoza, Argentina) con la que fabrica uno de los más notables blancos secos argentinos, su Catena Alta Chardonnay Viña Adrianna. Su añada 2001 ha merecido la atención del modelador de gustos y de vinos, Robert Parker, con un contundente "93 puntos". Para un blanco no francés ni alemán, eso es mucho, mucho. Por lo demás, se trata de la única bodega argentina que ha sido seleccionada por el enófilo abogado para formar parte de su último gran libro, Los mejores viñedos y bodegas del mundo. Una perspectiva moderna, Barcelona, 2006 (edición de noviembre, traducción del original inglés The World Greatest Win Estates, publicado el año pasado).


    Mi familia, que a ratos sufre, a ratos goza con mi pasión por viñedos y vinos, me quiere bien y en la última tanda de tradicionales regalos que los adultos nos hacemos (los niños esperan a Reyes) , en memoria de las fiestas dedicadas al romano dios Saturno (Saturnalia, las únicas fiestas en que los Romanos tomaban vacaciones, justo antes del solsticio de invierno, el 17 de diciembre, e intercambiaban regalos y posiciones sociales), ha "caído" este libro. Llevo unos días dedicado a su placentera lectura y mi foto de despedida del año, me ha llevado a releer la ficha de Catena (p.23, para el chardonnay) y a comentaros algunas cosas de su contenido. Para Parker es básica su definición de grandeza y de calidad, que es la que justifica qué bodegas entran en el libro y qué bodegas se quedan fuera. Dos son las premisas: la máxima expresión del terruño (es decir, que el enólogo sepa sacar el máximo de rasgos diferenciales de unas parcelas concretas) y que el vino emocione, subjetivamente, hasta el punto de que cada nueva botella, cada nueva añada transmita más y mejores emociones que la anterior. Para un libro de 708 páginas que intenta abarcar el mundo entero a partir de las fichas de The Wine Advocate, hay que decir que las presencias están bien documentadas y aportan información precisa y útil. Pero, en la otra parte de la balanza, las ausencias son tan clamorosas que casi duele escribir sobre ellas. Me dirán "un libro es un libro y tiene, por definición, un número finito de páginas". Es cierto, pero no lo es menos que se dedica un exagerado espacio a los vinos franceses (pp.81-426) en relación con el resto (para los norteamericanos: ¡577-685!: ¿la revancha del Juicio de Paris?) y, también, que en este libro no existen ni los vinos surafricanos ni los neozelandeses. Un hueco tremendo para mis gustos informativos.

    Con todo, de lo único de lo que puedo hablar con cierto conocimiento de causa es de las presencias y ausencias de bodegas españolas. El manto de oscuridad que arroja Parker sobre la realidad de la vitivinicultura española (por cierto, Portugal tampoco existe) es enorme: aporta al caudal enofílico del mundo mundial sus notas sobre seis (¡6!) bodegas españolas (pp.557-577).









    No me atrevo, por supuesto, a hablar de desconocimiento (aunque veremos qué salto cualitativo se da ahora en su empresa, cuando él ha decidido ya no catar más vinos españoles), pero se sabe, sólo existe aquello que se conoce y divulga. Las seis agraciadas lo son con todos los méritos y pronunciamientos favorables, tanto por expresión del terruño respectivo (Artadi, Clos Erasmus, Álvaro Palacios en el Priorat, Pingus), como por capacidad de reproducir nuevas sensaciones constantemente (además de las anteriores, Tinto Pesquera y Vega Sicília en la Ribera del Duero). Pero, con todos mis respetos, algunas de las ausencias son, para mí, clamorosas. Apunto algunas que, en mi opinión, cumplen con creces con los parámetros de Parker y son, en la comparación con las bodegas presentes, perfectamente comparables:

    Bodegas Aalto, con Aalto P.S., de Mariano García y Javier Zaccagnini, de la DO Ribera del Duero.

    Bodegas Mauro, con Mauro Vendimia Seleccionada, de Mariano García, Vino de la Tierra de Castilla-León.


    Bodegas Eguren, con Finca el Bosque y El Puntido, de la familia Eguren, de la DOC Rioja.

    Paro por no alargarme ni ser pesado. Pero casi me atrevería a animar a quien lo crea conveniente a aportar el nombre de una gran bodega española o portuguesa (por hablar de Iberia), con alguno de sus grandes vinos y su zona de origen. Con el listado que acabe saliendo, podríamos proponer entre todos, aunque sea sólo a través de internet, unos addenda y corrigenda al último libro de Parker.

    18 comentarios:

    tiriti dijo...

    Feliz 2007. Y como he oido alguna vez en ses Illes Balears "molts anys i bons", que podemos adaptar a "molts vins i bons". Un placer compartir tus experiencias en este magnífico blog.

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Muchas gracias por tus palabras, Tiriti, y por tus buenos deseos, que correpondo! Como se dice también en Ses Illes, tú que lo puedas comer y catar "amb ses barres", que es lo único que uno tiene que llevar cuando va de invitado a comer a casa de un amigo en Ses Illes!
    Un saludo muy cordial!
    Joan

    Lizzy dijo...

    Feliz 2007, Joan!
    Espero de encontrarte...
    te deseo un año rico de descubrimientos, los mejores!
    (y perdona mi Espagñol...)

    Lizzy

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Ciao, bella, grazie mille per i tuoi Auguri, che sono le stessi da me per te, i tuoi e le tue cose: tanti auguri personali e di valoro per questo Nuovo Anno 2007!!!
    E speriamo che a me offri la possibilità di un viaggio per il Nord d'Italia!
    Tante belle cose,
    Joan

    SobreVino dijo...

    Feliz año, Joan, para tí y todos los que leen y comentan.

    Es bien sabido el desconocimiento de Parker de los vinos españoles. Aparte de manifestaciones genéricas ("España emergerá como la nueva potencia vinícola"), ni él tiene tiempo de catar vinos españoles ni ha tenido un colaborador seriamente centrado en esta zona.

    Las ausencias en la lista son importantes. Algunas las podría achacar a diferencias de gusto entre Parker y un servidor (me vienen a la mente blancos/tintos/dulces de Chivite, blancos de López de Heredia, tintos de La Rioja Alta, ...). Pero la ausencia realmente clamorosa me parece la de los vinos generosos andaluces, que no tienen parangón estilístico en el mundo. Ahí podemos poner los vinos y bodegas que queramos.

    Feliz año,

    SobreVino

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Tienes toda la razón. Yo he escogido tres bodegas y tres vinos y he decidido parar, pero estaría muy bien que propusieras un generoso andaluz, para el listado que le voy a mandar a Parker.
    Un saludo cordial y Feliz Año Nuevo!
    Joan

    Víctor Franco dijo...

    Joan, la sexta edición del Wine Buyer's Guide tenía dos tomos, uno, más grande que el otro, se titulaba "France" y el otro "The rest of the World"...

    Robert Jr. Parker se conoce al dedillo las bodegas de Burdeos y el Ródano, a partir de aquí se puede considerar un gran catador analítico, pero con claros desconocimientos en otras regiones y paises. Por ello, siempre ha delegado en alguien de su confianza para abarcar las zonas que no domina con soltura. Su "ex" escudero Rovani se encargaba de catar zonas como Alsacia, Loira, Alemania, Austria o Borgoña, por mentar algunas. Y tras la salida de PR ficho a Jay Miller para España y Antonio Galloni para Italia.

    Si tuviese de escoger una sola bodega jerezana González Byass sería mi elección. Por historia, calidad y volumen.

    SobreVino dijo...

    Por ejemplo:

    - Domecq: por decir una que supongo tiene distribución razonable a USA
    - Toro Albalá

    Un saludo y Feliz año nuevo,

    SobreVino

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Sí, querido Víctor, conozco su sistema de trabajo que, amparado en una innegable gran capacidad de describir y analizar un vino, proyecta la sombra de su nombre de una forma que a mí no me gusta nada, nada. Más que nada por la enorme desproporción en lo que propone y por las lagunas que su información, que la gente cree a pies juntillas (eso es lo grave, claro), ofrece. Si te toca la "lotería, es decir que la luz de Parker (= información de tu vino) descienda sobre ti, estupendo. Si no...
    Gracias por tu aportación, que me parece espléndida: algunos de los generosos de esta casa son geniales y a unos precios muy recomendables.
    Saludos de Año Nuevo ya !
    Joan

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Muchas gracias por tu proposición, amigo SobreVino. Cada una de las dos bodegas tiene líneas distintas aunque con vinos extraordinarios ambas. Mi preferida, con todo, Toro Albalá!
    Un saludo de Año Nuevo!
    Joan

    Víctor Franco dijo...

    Joan, lo terrible, visto desde fuera es que si quieres que te toque la rifa con el bueno de Bob hay que coger números repartidos por Jorge Ordoñez y Eric Solomon...

    Y, volviendo a los olvidados, para dejar felices a los amigos sanluqueños, no os olvidéis de Barbadillo.

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Pues llevas toda la razón, desde su manzanilla hasta sus Reliquias, es un pedazo de bodega, sin duda.
    Lo peor, todavía, quizás sea no sólo quién controla los canales de distribución, sino que quien se viste de imparcialidad y vende precisamente eso, pues no es tal. Eso es lo peor para mí.
    Pero en fin...como en cualquier ley de mercado, si tiene quien "compra eso", y lo tiene, pues o ponemos otro producto en el mercado que supere ese concepto o nos aguantamos. Yo estoy por no aguantarme y por ponerlo.
    Joan

    Calamar dijo...

    Joan, yo leo poco Parker, la verdad. A veces es preciso acercarnos a un vino sin haber leido nada de él. A mi me gusta hacerlo así (aunque a veces es inevitable no haber leido nada). Despues de catarlo y apuntar mis impresiones es cuando me gusta documentarme dónde puedo (internet, bibliografia, guías) y si puede ser volver a probarlo despues. Sólo así empiezo a entender ese vino. Pero claro, eso no es siempre posible...

    Saludos,

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Sí, reconozco que yo tengo el vicio de leer demasiado. Quiero decir que allí donde no puedo llegar porque no tengo acceso a un vino o es demasiado caro, etc., pues por lo menos me gusta saber de él. Pero compro poco, también es cierto, este tipo de grandes libros pues su contenido caduca con cierta rapidez (lo dejo para los regalos!) y me dedico más a las revistas.
    La únoca desventaja, para mí, no es que sepas más o menos antes de catar sino que, a veces, te haces unas expectativas que se ven decepcionadas. La ventaja: a veces descubres muchas cosas que no habías leído!
    Salud!
    Joan

    SobreVino dijo...

    Mis gustos no coinciden con los de PArker (casi nunca), pero aún y así me parece interesante comparar lo que uno pina de un vino con lo que opinan estos "supercríticos". Me parece que ayuda a entender que no es posible la objetividad en la cata y análisis del vino, precisamente por que cada uno somos sujetos diferentes.

    Si no habéis leído el libro de Elin McCoy "The Emperor of Wine: the rise of Robert M. Parker Jr. and the reign of american taste" os lo recomiendo. Creo que permite entender un poco más al personaje.

    Postee una entrada al respecto del libro hace algún tiempo:

    http://todovino.blogspot.com/2006/10/el-vino-en-forma-de-biografa.html

    Joan, disculpa el "autoenlace", pero me resulta más cómodo que reproducir lo que allí escribí.

    Un saludo,

    SobreVino

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Me encanta que la gente se autocite si la cita es pertinente, amigo SobreVino. Y lo es en este caso.
    Creo recordar haber visto este comentario tuyo en su momento, aunque a mí sólo me interesan las biografías de personajes que me llaman mucho la atención, y no es éste el caso. De hecho, me gustan más las autobiografías de gente que me interesa que las biografías con intereses de por medio, como es el caso.
    Se habla de este hombre por razones obvias: su enorme influencia. Y me molesta de ella que sea tan poco autocrítica y exigente consigo misma.
    Por lo demás, valoro en este hombre algo de sus inicios: se preocupó muy mucho por renovar la forma de escribir sobre vinos y la forma de describir. De sus descripciones, puedes criticar cosas, sin duda (a ratos parece tener más nariz que un perro), pero mejoró la forma de escribir sobre el vino. Y a mí, que me interesa mucho cómo digo las cosas, eso me gusta.
    En fin, cvorto el rollo y gracias por la recomendación de lectura, en cualquier caso.
    Joan

    RCM dijo...

    Abundando en este (viejo) post, recomiendo fervientemente el estupendo documental MONDOVINO.
    Está editado en DVD por Filmax (es de Sagrera TV). Se puede encontrar en Fnac, El Corte Ingles y en tiendas como www.mdcine.com

    El material extra dedicado a España, en Vila VIniteca, es breve pero interesante. Y la "globalización" de los gustos y las sugerencias de Parker, en el documental general, demoledor.
    Estupendo documental para entender el "fenómeno" Parker.

    J. Gómez Pallarès dijo...

    Gracias por el comentario, RCM. Sin duda, se trata de un reportaje muy interesante, aunque bien es cierto que los años no han pasado en balde, aunque sean pocos: entre todos, hemos colocado a Parker en su sitio, que no es ni mucho menos de menosprecio. Ha hecho mucho y bueno por el vino a nivel mundial, y también él y su gente se están abriendo a una era "post"-Parker,
    saludos cordiales,
    Joan

    Publicar un comentario