01 diciembre, 2006

La vida nueva

En esta impresionante e inquietante foto de Miquel Galcerán se resume bien mi estado de ánimo, tras la vuelta a Barcelona. "La vida nueva", en un "cuaderno de notas de viaje" como es éste, cuyos protagonistas mayores son el vino y sus acompañantes, significa sentirse impresionado por la cantidad de cosas que uno desconoce. Significa sentirse aguijoneado por la curiosidad de aprender más y más, de degustar, de probar y de transmitir. Significa intentar, junto a deseos ya conocidos de hablar de vinos españoles y portugueses, la incorporación de los vinos italianos (en su mayor parte, grandes desconocidos en España para el gran público) , si no en cantidad, por lo menos sí en calidad. Significa intentar mirar la cotidianeidad recuperada con los ojos del viajero para contar, también desde aquí, aquello que uno ve y siente. Significa que, a partir de mañana, seguiré escribiendo notas sobre vinos y lugares de Roma, para, con placer e inevitablemente, ir recuperando otros temas más habituales, sobre vinos y productos de Iberia. Significa que la huella y el poso que dejan lo vivido es tan importante que me permiten tomar esta "vieja" vida de cada día casi como si fuera una "vida nueva".

2 comentarios:

Carlosgrm dijo...

Lo has comentado en diversas ocasiones, y tienes mucha razón...en España el vino italiano es un gran desconocido.. bueno si descontamos el lambrusco (jeje).
Saludos
Carlos
Roco&Wines

J. Gómez Pallarès dijo...

Tú mismo te sonríes al escribirlo (como si lo viera): el lambrusco, ¿es un vino?.
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario