04 noviembre, 2006

Produttori del Barbaresco, Barbaresco DOGC 2002

En Le Langhe, las colinas prealpinas del sur del Piemonte, la tradiciòn vinìcola se remonta a muchos siglos atràs (por lo menos al s.XIV). La denominaciòn de origen controlada y garantizada del Barbaresco acoge a tan sòlo tres municipios (Barbaresco, Treiso y Neive) y trabaja, fundamentalmente, con tres varietales: nebbiolo, dolcetto y barbera. El Barbaresco, que goza de los vinyedos màs privilegiados, se hace como monovarietal de la uva nebbiolo y ofrece algunas diferencias con los, quizàs, màs famosos barolos de que hablaba el otro dìa. Es un vino que se puede tomar antes que el barolo y ofrece unas notas màs frutales y vegetales que los barolos que caté el otro dìa.
La cooperativa de la que compré la botella, Cantina Sociale dei Produttori del Barbaresco, nace en 1958, pero goza de una enorme tradiciòn en la zona y en el mismo pueblo, Barbaresco, donde està afincada. Me ahorro de explicar su historia y los productos que comercializa porque tienen una estupenda pàgina web con toda la informaciòn:
www.produttoridelbarbaresco.com

La botella que he catado es la de màs reciente comercializaciòn de la cooperativa: la de 2002, y segùn las apreciaciones de sus creadores, se puede beber antes sin perjuicio de perderse uno sus sabores fundamentales. Vendimiada la nebbiolo a mano y en cajas de 20 kg, ha hecho la fermentaciòn alcohòlica en depòsitos de acero, a 30 grados controlados y con 3/4 remontados diarios. Tras su estabilizaciòn, ha pasado 15 meses en barricas de roble, ha reposado no menos de seis meses en botella para su afinamiento y se ha comercializado, hechas las cuentas, hacie bien poco. Se trata de la botella de la derecha de la foto, en su anyada de 2002. Fue comprada en la Enoteca Costantini a un muy conveniente precio de 14 euros.

Es un vino de capa media, con un corazòn del color de la grosella roja y un ribete que se acerca al anaranjado de las tejas de la Toscana. Ofrece un poderoso aroma de grosella y mora y de sotobosque mediterràneo (orégano, mucho tomillo y algo de hinojo silvestre, al final). En su retrogusto, prosiguen los aromas de tomillo, junto con algo de pimienta. Su punto màs fuerte viene en boca: es un vino delicado, de taninos muy suaves y redondos, pero de gran persistencia. Es un vino elegante que, tomado a 17/18 grados ofrece sus mejores notas. Fue un companero ideal de la pasta con funghi porcini con que lo tomé.

Este vino me ha dejado un grato recuerdo y un mejor sabor de boca y me ha demostrado que, también en las zonas de mayor prestigio de Italia, existen cooperativas que hacen buenos productos a un precio todavìa mejor. Se trata de una bodega que pienso seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario