25 noviembre, 2006

"Gusto" y disgusto

Andaba yo paseando el otro dìa por el lungotevere, hacia el norte y por la ribera sur, cuando topé con una tienda muy singular: "Gusto" se llama, y se encuentra en la plaza de Augusto Imperatore, 7-9 (http://www.gusto.it/). Es singular porque, a primera vista y en su planta baja, parece una trattoria de corte moderno y precios razonables. Pero cuando uno se fija un poco màs, descubre que en el mismo recinto existe una tienda que te ofrece, literalmente, todo cuanto una cocina o un cocinero pueden desear: cachivaches de lo màs diverso, cuchillerìa, copas, una amplìsima bibliografìa, trapos... Por si eso fuera poco, uno husmea un poco màs y descubre que, subiendo unas escaleras hacia un segundo piso, se encuentra una fantàstica enoteca: una gran selecciòn, precios razonables y una estupenda enòloga que, con discreciòn y saber, te explica cuanto le pides. Ademàs, en este segundo piso resulta que tienen otro restaurante, màs pequenyo e ìntimo y en contacto directo con las botellas. Gusto, pues, el mìo por haber encontrado tan completo y agradable lugar.

Disgusto, en cambio, por lo que ha sucedido con el lugar donde se encuentra, la piazza Augusto Imperatore, que es uno de los lugares "claves" para entender la Roma clàsica, la que empieza con Augusto. En él (y de aquì el nombre de la plaza) se encuentra el mausoleo de Augusto, que,como se puede ver por la foto, se encuentra completamente abandonado y en estado de vegetaciòn selvàtica. Un desastre que se prolonga hace ya muchos anyos y que, en estos momentos, se hace todavìa màs difìcil de comprender (imposible, vaya), cuando uno piensa que el mauseoleo fue construido allì para que el visitante (ya en el siglo I d.C.!) comprendiera, con un solo vistazo, qué habìa significado el "reinado" de Augusto.

El Ara Pacis que Augusto mandara erigir bastante antes de su muerte, construido hacia poniente, a unos 500 metros del mausoleo, explica a la perfecciòn, en sus relieves, el proyecto que Octaviano estaba realizando. Bien, no pretendo proponeros ninguna lecciòn de historia antigua, sino una reflexiòn alrededor de la estupidez contemporànea. Pero es evidente que ambos edificios tienen que mantener una conexiòn visual, del tipo que sea.


Hace muchos anyos (en pleno neorrealismo arquitectònico italiano) se decidiò proteger el "altar de la paz" con un modesto pabellòn que no impedìa que el visitante entendiera qué pasaba con estos dos monumentos claves: dirìa màs, desde fuera, podìa uno ver a la perfecciòn los frisos del altar y mirando a su derecha, entender còmo "hablaban "con el mausoleo, para explicar una historia ùnica.

No sòlo sigue el mausoleo absolutamente abandonado: en estos anyos, un alcalde (Rutelli), supuestamente de izquierdas y sensible con la cultura, ha decidido poner "su pedazo de tonterìa" personal a la historia de Roma: mandò cargarse el pabellòn del "novecento", le pidiò a un gran arquitecto de prestigio (Richard Meier) que cobrara una burrada de millones para construir lo que véis en la foto (BY ezequiel 21:57...and you will konw I am the Lord), se ha cargado literalmente la plaza y ahora ya no hay quien entienda nada de nada. Por lo demàs, y para uno que viene de Barcelona, el escàndalo ya es mayùsculo cuando comprueba que el "gran" arquitecto no ha hecho màs que copiarse (lo que véis en la foto no es el MACBA de Barcelona, no, es el nuevo contenedor del Ara pacis!). Antes, entrar era gratuito. Ahora, tienes que pagar 6,5 euros.
"Gusto" con disgusto, pues, en la plaza de Augusto Emperador.

4 comentarios:

Gourmet de provincias dijo...

Terribles estas "firmas" arquitectónicas que algunos mandatarios se empeñan en dejar para la posteridad. En Santiago estamos sufriendo (y por décadas, me temo) la Cidade da Cultura, o el "Mausoleo de Fraga, el último VIrrey Medieval", como se le llamó en alguna publicación. En Barcelona, aunque por lo general suele haber más acierto, también teneis vuestros ejemplos: el proyecto Forum a mi no acabó de convencerme, ante la Torre Agbar mantengo mis reservas hasta ver como crece la zona o las "Plazas Duras" (creo que la Plaza del Paisos Catalans es una de ellas) de comienzos de los 80, que por mucho entramado teórico que tengan detrás me parecen un desacierto urbanístico (por regla general).

Pero cuando además se hacen "contra" joyas monumentales como el Ara Pacis, entonces si que la cosa ya no tiene nombre

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo que salìa tan contento de haber descubierto "Gusto"!!! Y sì, llevas razòn, en general me provoca rechazo y desconcierto que una persona como Mitterrand o como Rutelli (inteligentes, sensibles, de izquierdas) quieran pasar a la posteridad como los Atàlidas de Pérgamo o como los faraones o como Augusto. Por todos los dioses...como si no hubieran pasado miles de anyos. En fin...el desaguisado se ha perpetrado ya y poco queda por hacer. Por cierto, hay un amable jubilado que, entre el Ara pacis y el mausoleo, tiene abierto un "museo al aire libre", donde en escritos, poemas visuales, etc., critica muy abiertamente este tipo de acciones "monumentales". Una delicia: le dejé algo, pues también tiene que comer, y me diò una "entrada" de cartòn personalizada y con la fecha del dìa. Una delicia que compensò, en parte, el disgusto.
Saludos cordiales, GdP!
Joan

encantadisimo dijo...

Tio!!, estás haciendo una verdadera maratón sobre Roma. Sigue, sigue.. te leo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, amigo, por tu lectura! En efecto, esto de tener todo el tiempo a tu disposiciòn da para mucho, para el trabajo y para lo demàs! Làstima que el presupuesto no acompanye siempre, pero, vaya, asì se aguza el ingenio también.
Un saludo cordial,
Joan

Publicar un comentario