15 octubre, 2006

Monumentos romanos

Monumentum es una palabra latina que denota aquellas situaciones, lugares, sentimientos, cosas que nos sirven para recordar o hacer recordar. Quien quiere sobrevivir a la muerte, quien quiere ser recordado tras ella, manda erigir un monumento, escribe algo, se inventa una receta o hace alguna acciòn, que permite, sea lo que sea, sobrevivir a la segunda muerte, que es la que proporciona el olvido tras la muerte fìsica.

Este 2006 nos ha proporcionado un "voluptuoso" calendario en que la fiesta del Pilar caìa en jueves: Roma ha sido visitada por media Espanya y, casi, por toda Catalunya. Entre estos, ha venido mi familia, de ahì mi "apagòn teconològico" de estos ùltimos cuatro dìas: he estado haciendo de turista puro y duro! Me he dado cuenta, de paso, que Roma no es una ciudad especialmente apta para ninos y preadolescentes. Mis hijos se han interesado, claro està, por un montòn de cosas, pero lo que màs les ha impresionado han sido las catacumbas de Santa Agnese (muy bien conservadas y con el cuerpo de la santa in situ; la cabeza, no: fue decapitada en lo que hoy es Pzza. Navona y la cabeza se encuentra en una iglesia allì!) y los artistas callejeros de la misma plaza. Hemos visitado una buena cantidad de "monumentos", de recordatorios de lo màs variado de la Roma no cristiana (entre ellos, de lo màs impactante, la nueva presentaciòn, en los Museos Capitolinos, de la estatua ecuestre de Marco Aurelio, en la foto BY antmoose);

de la Roma paleocristiana (en la foto BY braham ketcham), entre ellos el impresionante mausoleo que Constantino erige en memoria de su hija, Santa Constanza, muerta en Antioquìa en 354, que se conserva intacto. Y muchas otras cosas, hasta llegar a las obras fundamentales del Renacimiento y del Barroco, de Borromoni, de Maderno, de Bernini...

Lo màs novedoso también ha caìdo en el zurròn: tuvimos la gran suerte de que nos invitaran a la inauguraciòn de la ùltima joya de los Museos Vaticanos: en el 2003, cuando se procedìa a las obras para ampliar el aparcamiento del Estado del Vaticano, se decubriò una parte de una necròpolis, la que flanqueaba la Via Triumphalis, por donde los emperadores entraban en triunfo en la ciudad de Roma. La necròpolis està intacta, los monumentos han sido restaurados in situ y se han musealizado para que los podamos ver desde la altura, como espectadores privilegiados que, en tres metros salvados por escalones, damos un salto en la historia del siglo XXI al I d.C. A partir de esta pròxima semana, se podrà visitar sòlo los viernes y los sàbados, previa cita. No os lo perdàis, si podéis.




Pero claro, con tanta visita y tantos km caminados, se abre el apetito y llega, entonces, el momento de otro tipo de monumentos, los de la panza, de los que Roma està, también, muy bien surtida. Este puente del Pilar ha caìdo en jueves y viernes, con lo que hemos tenido la suerte de poder comer los dos grandes monumentos culinarios que los Romanos comen, especialmente, en estos dìas:
los jueves, en Roma, toca gnocchi di patata, esa deliciosa pasta hecha a base de harina y de patata, que en la foto véis BY realityfood. Normalmente yo, cuando como gnocchi, me conformo con un antipasto vegetal y de segundo, la pasta. En Roma eso no suena raro y hay mucha gente que lo hace. Nosotros los comimos al sugo, de la manera màs sencilla posible. Y lo hicimos en un restaurante detràs de los mercados de Trajano y de la Via Cavour, donde privilegian la comida romana: Hostaria da Tonino "La Taverna" (en Via Madonna dei Monti, 79).

Por si eso fuera poco, caìmos en el viernes y en un lugar muy alejado del primero, en la Antica Osteria "da Giovanni" (Via della Lungara 41/a), comimos lo que los Romanos suelen tomar los viernes (todo el anyo, aunque en Cuaresma, màs, claro): bacalà al gratè. Una sencìllisima receta de bacalao desalado, con patatas al horno y un toque de gratén sobre una picada de frutos secos, ajos y hierbas aromàticas. Un servidor se atizò, antes del bacalao y después de unos pocos km, un tercer monumento romano:

la "pasta e ceci". Cualquier tipo de pasta, aunque yo la he comido casi siempre con fideos algo gruesos (en la foto, BY realityfood, con fusilli), puede adaptarse a este final de presentaciòn, que es con garbanzos guisados y orégano. todo, una pura delicia. No hace falta que os diga que ambos sitios son, ademàs, bonitos y baratos!

Y bien: fortificados en cuerpo y espìritu, habiendo alimentado nuestros ojos tanto como nuestros cuerpos, podemos afrontar, ahora con plenas garantìas de éxito, una nueva semana de trabajo intenso!!!

PS. Para un siguiente post quedan ya algunos comentarios sobre los vinos que he ido catando estos ùltimos dìas.

2 comentarios:

Gourmet de provincias dijo...

Qué envidia (sana, eso si) de puente!!! Buenas visitas, buena comida, buenos vinos, por lo que leo en tu siguiente post, y acompañado de tu familia. Eso debe ser el Dolce Far Niente alla Romana.

J. Gómez Pallarès dijo...

Sì, querido amigo, pero màs que "dolce far niente", fue algo asì come "tutto far", eso sì, "dolcemente": nos pegamos unos palizones que vaya, pero sanos y llenos de cosas interesantes. Esos valen la pena!
Pronto podràs empezar a programar cosas con tu pequenya gourmet!
Saludos muy cordiales!
Joan

Publicar un comentario