31 octubre, 2006

Los vinos de Castiglione Falletto en Roma

El pueblo de Castiglione Falletto (en el corazòn del Piemonte, provincia de Cuneo) goza de una situaciòn privilegiada, en una colina coronada de castillo y fabulosos vinyedos rampantes. Sòlo por conocer el pueblo medieval, merecerìa la pena una visita. Pero resulta que, sobre todo, Castiglione Falletto es conocido (reconocido quizàs menos todavìa) por ser uno de los grandes productores de vinos en Italia, pues aglutina a 20 bodegas en su territorio, que producen y vinifican barolo, barbera, dolcetto d'alba y freisa.

La Cantina Comunale de Castiglione Falletto (con su dinàmico y sabio presidente al frente, Maurizio Rosso, de la bodega Gigi Rosso), en sabia combinaciòn con la Asociazione Italiana di Someliers (Roma) realizò ayer un enorme esfuerzo de difusiòn de sus vinos, con una extraordinaria y rica presentaciòn en el Hotel Parco dei Principi (junto a Villa Borghese) de Roma, sede de la AIS.

Mi amigo Franco Ziliani (quien, junto con Rovino de Esalazioni Etiliche, me animaron a participar en el evento), en la foto a la izquierda, confesò llevar el "barolo" en la sangre (como su amigo J. Asenjo!) y como fiel seguidor de este vino, hizo una brillante y encendida presentaciòn de las cualidades y principales caracterìsticas de los vinos presentes. 19 de las 20 bodegas que trabajan en Castiglione Falletto se encontraban en la sala, lo que habla a las claras de la proyecciòn e importancia de la presentaciòn.

Otros municipios tienen la fama (sin duda, a ratos merecida), Barolo, Monforte, Serralunga d'Alba..., pero otros trabajan "la lana" de forma brillante. Es el caso de nuestro pueblo piemontés, quien (a la vista de la masiva presencia de especialistas) consiguiò plenamente sus objetivos.

















Y hechas las "presentaciones", se pasò a la acciòn, larga, meditada y "dura", pues era mi primera gran ocasiòn, la primera en que me "enfrentaba" a la comprensiòn de uno de los grandes mitos de la viticultura italiana y mundial, el barolo, junto con los otros vinos presentes. Por supuesto, mis amigos me dieron sabios consejos, incluso me apuntaron algunas de las cosas màs interesantes en la sala, pero...era yo quien tenìa que sacar mis conclusiones. La primera, a la que me costò adaptarme (tan duros son, en mi cabeza, los condicionantes que me imponen los grandes vinos espanyoles), es que la uva nebbiolo, monovarietal en los barolos, da unos vinos de capa media, media-baja y una graduaciòn que difìcilmente (aunque hubo algunos casos en la sala) llega al 14%. Ademàs, se trata de una vinificaciòn (pido ya disculpas de antemano, pues, como bien apuntò Franco, hay muchos matices en cada vino y lo que aquì intento yo es una aproximaciòn general) que produce unos vinos delicados, sorprendentemente finos, nada agresivos, con unos taninos muy medidos por el largo reposo en barricas y su afinaciòn en botella y con un color que anda a medias entre la teja clara de los tejados piemonteses y el rojo de las frutas de bosque (moras, sobre todo). Las notas dominantes en nariz son las de la fruta bien madura, sobre todo, fresas salvajes y moras, las del tabaco negro, las del chocolate y las de las hierbas aromàticas, con alguna incursiòn a la regaliz. Su paso por boca otorga, quizàs, su punto màs fuerte, pues es un vino tan justamente medido, con un equilibrio tan grande entre alcohol, acidez y tanicidad, que me sorprendiò. Es evidente que algunos de los barolos que màs me gustaron anoche (Barolo Villero 2001 de la Azienda Agricola Brovia; Barolo Monprivato 1999 de Giuseppe Mascarello; Barolo Rocche di Castiglione 2001, de Oddero) marcan una tendencia en estos grandes vinos italianos, radicalmente distinta a lo que me indican los grandes espanyoles (con una carga tànica mucho mayor, con una extracciòn de color màs poderosa y con una paleta de aromas y olores màs "agresiva") y mucho màs cercana a los grandes burdeos.
Su sistema de vinificaciòn, en general, supongo que les lleva a ello. Por supuesto, tomé muchas màs notas (me encantò, por ejemplo, un 2005 de Barbera d'Alba Piana, de Ceretto, con una gran carga frutal y un bien integrado carbònico; y un Langhe Bianco Rapuié 2005, de Sordo, con un ensamblaje de chardonnay y sauvignon, que olìa fuertemente a crema de cacahuetes, pero que en boca tenìa una presencia impresionante), pero creo que ya es suficiente.
Quiero agradecer a mis amigos, a la Cantina Comunale de Castiglione Falletto y a la AIS Roma la oportunidad que me han dado de conocer a fondo esta parte de la riquìsima realidad vitivinìcola italiana. Os aseguro que merece la pena adentrarse en ella.

13 comentarios:

Calamar dijo...

Una gozada Joan poder leer como "trabajas" en Roma. A ver si te traes algunos de estos, que por aquí estamos faltados de rubís de capas medias, frutas delicadas, y todo eso que cuentas ;-)

Saludos,

Anónimo dijo...

Dientes largos :-)

Menuda oportunidad de "vivir" los Barolos casi en su mediaombiente.

Un saludo,

SobreVino

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad, querido Calamar, es que me di la tarde libre: ante tamanya esxperiencia, tenìa uno que estar preparado y llegar el primero!!! La verdad es que sufro de cierta agorafobia y cuando veo una sala muy muy llena, casi salgo ya directamente. Asì que llegué al principio y pude catar en condiciones un par de horas. Y la experiencia ha valido la pena, aunque me costò mucho desmontar "mi" concepto actual de un gran vino: es impresionante, pero evidente ahora para mì, que los italianos tienen un concepto radicalmente distinto del espanyol sobre qué es un "gran vino" y, claro, sobre còmo se hace. He aprendido de vitivinicultura italiana màs en una tarde que, casi, en el mes que llevo ya aquì.
Por supuesto, intentaré traer algo, aunque ya estoy pensando si alquilo un coche: no creoq ue ni me dejen entrar en el aviòn con tanto sobrepeso como estoy acumulando!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

La verdad, amigo Sobrevino, es que sì ha sido una enorme oportunidad, y gratis!!! Hubo la semana anterior otra de todos los spumanti italianos, pero estaba demasiado resfriado y ni fui: no olìa ni sentìa bien!
Lo màs interesante ha sido poder charlar con la gente, hacer preguntas a los productores y catar una enorme cantidad de barolos, de dolceto d'alba... También he visto como funcionan por aquì: salvo los muy profesionales, que iban con su popia escupidera (y yo, que sin serlo, actuo como a tal y me agencié una!), el resto tragaba cuanto bebìa!!! Ni te cuento còmo subiò de nivel el asunto!!!
Un saludo cordial,
Joan

Franco Ziliani dijo...

Muchas gracias Joan !
Un abrazo
Franco
http://www.vinoalvino.org/2006/11/lunione_fa_la_forza_19_produtt.html

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias a ti por pensar en mì y permitir que pudiera hacer una inmersiòn tan impresionante en esta zona tan especial.
Un abrazo,
Joan

Anónimo dijo...

Joan,

Hablas de vinos de capa más baja de lo que nos acostumbran nuestros queridos productores españoles. ¿Viste diferencia entre los que llaman tradicionalistas y los renovadores?¿Había representación de ambos? Mencionas a Mascarello que por lo que sé se le suele ubicar en el grupo de productores más tradicionales. No sé si estaba alguno de los teóricamente más "modernillos".

Un abrazo,

SobreVino

THuRStoN dijo...

Jope, llego tarde pero que excelente descripción. Nosotros en la peña Bilbao hicimos un cata de barolos y sólo puedo decirte que salimos todos impactados. Impactados no sólo por la elegancia, sino por la finura de estos vinos. En mi subjetivííísima opinión, el concepto de vino de Gran Vino (estoy pensando en vinos de 3 dígitos, sobremaduros, densos, alcohólicos y con bien de madera) que tenemos acá es lamentable cuando se mide frente a otros. A mi lo de la capa me impactó menos, lo que más me impresionó fue la tanicidad del varietal, siempre que alguien me pregunta sobre que es eso que llamamos taninos, le recomiendo que pruebe un nebbiolo.

Dejo aquí el hilo en Verema de la cata, pero yo sólo puedo decir que esa noché flipé con el Nebbiolo. Ese Cerequio de Voerzio aún vive en mi mente!!!
http://www.verema.com/comunidad/foro/mensaje.asp?mensaje=68694
Saludos y aprovecha a tumbar todos los barolos que puedas :^)
a.

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Sobrevino, en efecto, Mascarello es de los tradicionales, pero una vez superada mi sorpresa (quiero decir las caracterìsticas comunes a todo lo qu eiba probando), fui sistemàtico. Por supuesto, en esta ocasiòn sòlo puedo hablar de Castiglione Falleto (no de Barolo, no de Monforte, no de Serralunga...), pero estaban 19 de los 20 productores y NI UNO presentaba caracterìsticas marcadamente distintas en los barolos que probé. Intuyo que la modernidad, entre todas la comillas que quieras, la destinan a los dolceto d'alba, sobre todo: ahì sì probé mayores extracciones de color, màs fruta, incluso uno con un buen carbònico! Pero creo que cono los barolos, en lo que probé, no hay modernidades que valgan. No se la juegan.
Un saludo cordial,
joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Thurston, estoy muy de acuerdo contigo. Lo de la capa del color no es tan importante. Mi colega RoVino me lo dijo bien a las claras: la nebbiolo es asì y produce siempre vinos de este tipo. Lo que impresiona es la justa compensaciòn, el equilibrio entre taninos, acidez y crianza. Y vaya, considero ya que llevo un buen "màster" en barolos! Ahora voy atumbar un par de barbarescos, a ver si pillo bien la diferencia entre un nebbiolo y el otro.
Un saludo cordial!
Joan

Luis Cabasés dijo...

A ver, Joan, quando te animas a probar los barolos de Serralunga d'Alba. Algunos de los productores de Castiglione Falletto, por la calidad de su tierra, tienen vinas (no me sale la tilde...)en mi pueblo y casi todos los mas grandes tambien: Gaja, Bruno Giacosa, Oddero, Pio Cesare, Altare, Ceretto. Se suman a Luigi Pira, Massolino, Baldo Cappellano (puedes hablar de el con Franco Ziliani), Germano, Fontanafredda y otros màs.
Te espero. Perdona mi castellano. Me sale mejor en catalan...
Luis Cabasés, alcalde de Serralunga d'Alba

Luis Cabasés dijo...

me olvidé de Brovia...

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Lluìs, esto sì que es un sorpresòn: el alcalde de Serralunga d'Alba de raìces catalanas (ademàs sabràs mejor que nadie que tu apellido, con variantes gràficas, es el de un topònimo donde se producen, también grandes vinos!). Me encanta que te hayas animado a escribir y no sòlo a leer. La verdad es que no sòlo porque lo comentas: también tenìa en la cabeza contrastar un poco los gustos, aromas y colores que probé esa tarde-noche con los de alguna otra localidad de renombre. Y vaya: Serralunga d'Alba y alguno de sus barolos seràn los primeros en ser catados. A ver qué encuentro por mis tiendas de referencia.
Por lo demàs, aunque quizàs no sea éste el "foro", me gustarìa mucho conocer tu historia.
Un saludo muy cordial,
Joan

Publicar un comentario