15 octubre, 2006

Casale del Giglio Shiraz 2004

Creo que estoy de suerte. Tras una minuciosa exploraciòn por mi barrio, decidì que uno de los dos negocios de alimentaciòn que màs me convenìa era el de los hermanos Pizzingrilli, en la Via della Lungara, 37-38. Resulta que uno de los hermanos es el presidente de la Asociaciòn Italiana de Sommeliers y tiene en su tienda, ademàs de un sinfìn de productos interesantes, una cuidada selecciòn de vinos italianos, de todos los precios. Y claro, me dejo aconsejar!

Me apetecìa empezar por un producto del Lazio (Indicazione Geografica Tipica), de rancia tradiciòn (los inicios de la bodega Casale del Giglio son de principios del siglo pasado) y màs reciente revitalizaciòn. Se trata de un vino de 2004, de 13%, monovarietal de shirah, cuyas cepas han crecido en Le Ferriere, agro Pontino (provincia de La Latina), a 50 km de Roma. Se trata de una implantaciòn bastante reciente, aunque no concretan en su pagina web (www.casaledelgiglio.it) cuan reciente es. Hacen una fermentaciòn alcohòlica a temperatura controlada de 28 grados, durante unos diez dìas, con bazuqueos diarios (no especifican de qué tipo) y la malolàctica la hacen en grandes cubas de acero inoxidable. Después se afina en barrica (no creo que màs de dos o tres meses: mi nariz no me ha dicho con qué tipo de madera, lo siento).

Tiene un color de capa media, tirando a alta, con un menisco y un ribete que estàn entre la cereza picota madura y las violetas frescas. Su olor es de uva bien madurada, de mora casi en mermelada (con bastante azucar: tiene una buena malolàctica), de especias (primero algo de pimienta negra; después, clavo) y, al cabo de un buen rato, flor (violeta) y dulce de membrillo. En boca encuentra su punto fuerte: es un vino muy agradable (tomado a 16 grados), con taninos suaves, amables sin ser empalagosos y un posgusto medio, quizàs un poco breve. Su madera, que tiene que ser poca, està perfectamente integrada y no pesa nada sobre el vino.













Violeta BY nik0022





Moras BY arquera

11 comentarios:

Calamar dijo...

Amigo Joan. Yo no he probado muchos vinos Italianos -quizás se puedan contar con los dedos de las manos-, pero da la casualidad que este sí lo probé. En su añada 2003. No me pareció nada del otro mundo, pero si un vino correcto. Lo que más me desconcertó fué la casi ausencia de notas de madera. Ahora veo que es lo más normal en los vinos de fuera de nuestra tierra... ;-))

Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Sì, querido Calamr, he publicado pocas notas todavìa pero he probado ya varios tintos y todos ellos, todos, tienen una caracterìstica comùn: tienen poco volumen en boca, se caracterizan por pocas notas en nariz y son de cuerpo medio y capas medias-altas. Uno de esos crìticos que poco me gustan dirìa que tienen "poca expresiòn". Yo ya aprendì, en la cata de muscadets, que lo que hay que hacer es conocer lo que se hace en cada lugar y probar!!! Y aquì, sin haber pasado todavìa del Lazio y los Abruzzi (es decir no he probado de Toscana para arriba), todo lo que he catado tiene esa caracterìstica: poca madera, capas medias, pocas notas en nariz, poca complejidad, taninos suaves y poca madera. Estoy pensando en esto bastante estos dìas pero tengo que probar màs y hablar màs con la gente de aquì, pero me temo que nosotros, en Espanya (en Francia, no; en Portugal van por nuestro camino màs que por el francés o el italiano) nos hemos decantado los gustos hacia una complejidad excesiva, una extracciòn de taninos y de color exagerada y todos los etcs. que tù conoces bien. Por supuesto, su sistema de vinificaciòn no es como el habitual nuestro en los vinos "complejos".
Un abrazo,
Joan
PS. Ayer,, paseando, pasé por Volpetti, en la Marmorata. Pensé en ti y en tu santa, aunque estuviera cerrado!!!

Anónimo dijo...

Joan,

¿En qué rango de precios anda este vino?

Un saludo,

SobreVino
todovino.blogspot.com

J. Gómez Pallarès dijo...

Apreciado amigo, casi todo lo que probaré en Roma andarà alrededor de los 10 euros (por una cuestiòn de supervivencia: en Espanya mi sueldo vale algo; aquì, casi nada!!!). Este lo compré por 9 euros en los Hermanos Pizzingrilli y su relaciòn calidad-precio, que no he comentado en el post, me parece realmente buena.
Un saludo cordial,
Joan

Anónimo dijo...

Hola Joan, soy un asiduo lector de tu blog y te he de decir que disfruto a menudo con tus descripciones organolépticas.
Me gustaria que me explicaras el significado de tu frase; ...con taninos suaves, amables sin ser empalagosos.
A mi entender, los taninos, en mayor o menor medida, producen una sensación astringente que puede llegar a ser áspera en vinos bastos y descompensados pero la "empalagosidad" creo que se llega por otro camino asociado especialmente a vinos "dulzones"

Gracias de antemano y un saludo.
Fonty

J. Gómez Pallarès dijo...

Bienvenido, Fonty, y gracias por animarte a escribir y preguntar. Precisamente hoy comentaba con una persona que no se atreve a escribir "en abierto", sino a través del mail, que me da un poco de tristeza que la gente lectora piense que esto es un blog SOLO para entendidos. Es un blog para todo el mundo en que trato de transmitir mis sensaciones y experiencias con el vino, con la comida y, a ratos, con otras cosas. Nada màs. Y yo no soy un profesional del mundo del vino, sòlo una persona que intenta aprender al màximo de un mundo que le entusiasma.
Sobre la expresiòn: me referìa a que se trata de taninos suaves y agradables que no cansan. Escribì "empalagoso" en el sentido de "algo que te acaba cansando en una especie de lapsus freudiano: a mì lo dulce me gusta mucho, lo empalagoso me cansa, me aburre. Y unos taninos suaves pueden acabar pareciendo "sosos", "empalagosos" en el sentido de "aburridos", "que te cansan". Reconozco que no es un adjetivo muy afortunado para definir la sensaciòn que he tenido con algunos de los vinos italianos ùltimamente catados: todos tienen un mismo tipo de taninos y son, por asì decir, algo "planos", "con poco vilumen", casi "aburridos" en boca. Por ahì iba el poco afortunado "empalagoso".
Y muchas gracias por tus palabras.
Joan

Calamar dijo...

Estoy contigo Joan. Lo interesante de los blogs suelen ser los debates que se generan con los comentarios. Un blog sin comentarios está muerto. ;-(((

Creo que a nosostros nos pasa algo similar: hay gente que participaría pero no lo hacen por pensar que no van a ser bien recibidos. Nada más lejos de la realidad...

Saludos,

THuRStoN dijo...

Yo no sé como la gente no se anima más a comentar, con lo bonito que es poner en apuros al Blogger en cuestión :-). No sé, no sé esos taninos :P jejejeje.

Yo casi todas las experiencias con el vino italiano han sido tintas (exceptuando el Moscato d'Asti, perdición de mi novia y mía, si lo reconozco), y la verdad es que tienen unos tintos muy finos, estoy de acuerdo. He probado desde algunos tintos de 3€ superadecuados en cuanto a relación calidad-precio (recuerdo especialmente este: Farnese Sangiovese IGT 2001, http://www.verema.com/comunidad/vinoscatados/vino.asp?vino=4266 ) y también unos cuantos barolos que literalmente hicieron que mi cabeza explotara de emoción, pero claro estos barolos ya son vinos con precio de tres dígitos. Apesar del precio el Roberto Voerzio Barolo Cerequio del 1998, no lo olvidaré nunca!.
De un tiempo a esta parte he localizado un tiendita por Bilbao con algunos tintos italianos con añitos, bien de precio y ya llevo un par de botellas con muy buenos resultados (como no tengo las notas a mano, no puedo dar nombres sorry). Resumiendo que, no veas que envidia me das porque aún con presupuesto limitado creo que tienes muchas buenas opciones vinícolas en tierras italianas. El hecho de contar con presupuesto limitado, ahora mismo y tras unos años de andadura en el mundo del vino lo considero casi una ventaja más que un inconveniente, creeme.

Por último (menuda chapa estoy dando), si tienes ocasión y te van los vinos dulces buscate un Recioto della Valpollicela Classico son riquísimossss.
Saludosssssssssssss

J. Gómez Pallarès dijo...

Queridos amigos,
en cuanto a lo que comenta Calamar, pues creo q e todos andamos con la idea o, ya directamente, con la certeza, de que hay mucho lector y poco comentarista...en fin...paciencia, pero yo animarìa a la gente a poner a prueba (por decirlo amablemente) a quien escribe. Digo yo que es la ùnica forma de seguir aprendiendo!!!
Y sobre los dulces italianos, querido Thurston, es un mundo tan increìble (en la enoteca que visité tienen una secciòn con màs de 100 referencias!!!) que no sé si tendré ahora muchas oportunidades. Mi objetivo, por el momento, es un dulce de Pantelleria, del que he leìdo maravillas. Si pillo eso, lo que me cueste, vaya!!!
Un saludo a ambos!
Joan

THuRStoN dijo...

Probé, probé, un Pasito di Pantelleria y con unos añitos encima sublimeeeee. En boca no me parecio excesivamente dulzón, probablemente por la edad, pero tenía una nariz de francamente bonita y detallada, con mucha personalidad!! Ahiii como estoy hechando de menos no tener las notas de cata on-line (a ver si hago los deberes).
Jejejeje, que suerte tienes de estar por allá, yo aún no he estado nunca pero ya caerá la visita.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien, bien, pues ahì nos "veremos" en el pasito di Pantelleria... y sì, con tiempo y una buena preparaciòn por delante, Roma se hace realmente imprescindible.
Saludos!
Joan

Publicar un comentario