08 septiembre, 2006

Forat de Gorc 2005 rosado y "Ànima Negra" con K. Graf

Jamás había escrito sobre un vino con tan pocos datos en el "zurrón": no sé nada de la bodega, no existe página web alguna (que yo sepa), no he encontrado ninguna tienda virtual que lo comercialice, no tengo su foto (para mi desgracia soy un fotógrafo de interiores pésimo y no fui capaz de sacar una foto publicable de la botella que bebí) y no he leído ninguna crítica o reseña.
El día 13 de agosto leía un artículo de Andreu Manresa en EPS sobre potentados en Mallorca y cuál no fue mi sorpresa cuando me descubrió (¡nada sabía!) que Klaus Graf (alemán dueño de Teka y de un pueblo entero, Binigual, en Binissalem; Binigual, en la foto inferior) se había unido a los chicos de Ànima Negra (son ellos los que hacen el vino y cuidan de las viñas, pero no firman el vino como tales: de ahí las comillas del título del comentario) para crear la marca "FORAT DE GORC", en Binigual. En la página web de la DO Binissalem (a la que pertenece el vino) sólo encuentro unas "Binigual Explotaciones Agrícolas" (sin página web y sólo un mail) pero no creo que sea ésta, porque una noticia en Elmundo.com dice que la empresa se llama "Saint Gall" (en internet no sé encontrarla).

En la finca del potentado en Binigual y en una casa rodeada de viñas crece, supongo, la uva de la que surge este vino. Lamento no poder dar más datos que los de la botella (como en las de ÀN, escasísimos) y mi percepción de la misma: por supuesto, cualquier modificación o añadido serán bienvenidos porque el vino, la verdad, se lo merece. De hecho, ante tanta irregularidad, voy a "cometer" una más. Voy a transcribir literalmente mis notas:

"Forat de Gorc rosat 2005. DO Binissalem, 13,5%, servido a 10 grados. Varietales no declarados en la botella. Presumo callet y mantonegro, algo de syrah y de cabernet sauvignon. Color de la rosa de la buganvilia, limpio, brillante, poderoso. Olor de la mora y de su zarza, pastelería con grosellas. Paso poderoso por boca, con un deje de "alma" de vino tinto. Residuo de carbónico."

Si añado un comentario a las notas, diré que estamos ante un personalísimo vino rosado, único en Mallorca y que pondría (dentro de los probados por mí este verano) a la altura del rosado de la casa Librandi o del Pago del Vicario. Un vino con un color impresionante, con unos aromas bien definidos y con una estancia en el paladar llena de poder, de gracia y de sabor. Un gran vino rosado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario