06 julio, 2006

Blogs y novatos

Es inevitable, para un novato en este sistema de comunicación "de notas de bitácora", andar reflexionando sobre cómo estoy haciendo las cosas en mi blog, sobre cómo debo ir modificándolas en función de lo que quiero conseguir y sobre cómo voy llegando a las formas, a los contenidos y a las personas a las que quiero llegar. Disculpadme porque ahora, precisamente, estoy haciendo algo que me había propuesto NO hacer, esto es, escribir sobre temas que se escapan por completo de mis objetivos "programáticos", pero me parecen muy interesantes y pertinentes las observaciones contenidas en esta página, que un amigo mío, informático, químico y vinófilo, me hace llegar. Intentaré aplicarme algunas de ellas para mejorar en este nuevo intento de comunicar sobre una de mis pasiones, el mundo del vino y de la comida:

blog.marketingprofs.com/2006/06/w_why_blog_post_frequency_does.html

2 comentarios:

encantadisimo dijo...

Interesantes observaciones, sobre todo en lo referente a publicar posts frecuentemente en un blog. Con la densidad actual de blogs en activo (creciente) se hace un poco duro seguir los que publican posts diario (o varias veces al día).

Un ejemplo es microsiervos.com, un blog superinteresante y que me encanta pero que su chorreo de posts a diario me provoca pereza y cierto temor a entrar, ya que hay continuamente mucho que leer y necesitas de mucho tiempo (del cual no dispones). Al final acabo entrando una vez cada 15 días haciendo una revisión rápida.

Creo que hay que seleccionar los contenidos a publicar y dosificarlos. Dos o tres posts por semana me parecen acertados y es lo que intento hacer yo mismo, aunque cuesta mucho esfuerzo a los que nos gusta enrrollarnos. Creo que hay que esforzarse en reprimirse un poquito.

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo. Yo soy, también, de los que suele escribir demasiado, no sólo en los posts, sino en los comentarios que propongo en mis blogs de referencia. Hay que cuidar mucho el ritmo de lo que uno escribe, en cantidad y periodicidad y, después, controlar la calidad. Creo también que una de las características de la calidad tiene que ser, más que la brevedad, la concisión en la expresión. Yo tengo muy claro que uno de los objetivos es que la gente lea y comparta (para bien, para mal o para lo que sea, conste) lo que escribo. Para ello no debes exigirles "demasiado": muchos posts, por lo tanto, son perjudiciales. La otra clave, para mí, es cuidar mucho la construcción de la red de intereses: si te pasas, como comentabas, te ahoga. Finalmente, cuidar la red y seleccionarla poco a poco pero con cuidado, te permite la otra cosa imprescindible en un blog: poder atender con cuidado la lectura de tus blogs de referencia y comentar lo que creas pertinente.
Ambas cosas son clave para mí. La tercera tiene que ver con la selección y presentación de contenidos. Aquí es donde radica, en mi opinión, la diferencia entre un blog decente y un buen blog. Y para hacer esto bien, ¡hay que aprender mucho!
Salut! Joan

Publicar un comentario