20 julio, 2006

Alarde de muscadets en ETB

Ayer por la noche, inmejorablemente acogidos por Kike (en un día de cierta complejidad familiar: ¡doblemente agradecidos!), divinamente atendidos en el servicio del vino por Calamar y dulcemente servidos (¡vaya guante armado llevaba!) en la zona ostreícola del asunto por Joan, EsTintoBasico celebró una cata de muscadets del país Nantés. Eduard había ya anunciado el evento en la página del grupo (www.estintobasico.com) y la gran novedad, mi gran novedad, es que tuvieron la amabilidad de invitarme y de aceptarme por primera vez entre ellos. Creo que la reseña completa de la cata la hará Eduard en la página de esta "Alegre Compaña de Vinos y Amigos" (sí, ya sé, alguna esposa les llama "borrachos", pero así queda mejor, ¿no?), pero yo no quería dejar pasar la ocasión sin celebrar y agradecer mi primera presencia en una reunión tan agradable. De Sète procedían las fresquísimas ostras que alegraron la velada (probablemente por su culpa, algún novato comedor pasaría la "nit del lloro": ya se sabe, el efecto afrodisíaco de este molusco), del norte las conservas de atún y bonito que ofrecieron un buen contrapunto y de la Selva del Camp, los frutos secos que a todos gustaron.

De lo catado, creo que hubo cierta coincidencia entre los cofrades en que lo mejor llegó hacia el final (Eduard había pautado muy bien la cata): en mi humilde opinión, el trabajo de M.G.Bossard brilló con luz propia en la noche santfeliuenca. A partir del amor absoluto por las tierras heredadas de sus ancestros, que él plasma en su devoción por el cultivo biodinámico, intenta reflejar las notas de los distintos pagos en sus vinos. De ahí que sean, para él "expresión de granito", "expresión de gneiss" o de "ortogneiss" (éstas dos últimas fueron las catadas). Las viñas de "melone de bourgogne" (todos los vinos son, aquí, monovarietales) hunden sus raíces, no demasiado lejos del mar y junto al Loire, en la roca metamórfica de cuarzo y feldespato,
para chupar de la roca y de las brisas marinas sus mejores rasgos. En efecto, estos dos vinos, y sobre todo el "Expression d'Orthogneiss" del 2002 (12%, servido a unos 11-12 grados), ofrecen un bello color oro pálido, atravesado por rayos de suave verdor. Su nariz es yodada, en un primer momento, para dejar paso con cierta rapidez, a olores de hinojo salvaje (en este caso, muy suaves) y del fruto del membrillo, no en sazón todavía. El olor de la tierra, del sílice, del pedernal es discreto, pero es. El trago es agradable, aunque no muy largo, y una muy lograda acidez, junto con los restos de un mínimo perlado, aportan el contrapunto adecuado a las ostras con su chorretón de limón. El aroma de la fruta, de la uva, deja notar su presencia tras el trago. No hay duda, visto lo visto, que M.Bossard ha sabido, también, trasladar la bondad de su rostro a los vinos que con tanto cariño hace.
Ya superada la fase de cata, la fiesta terminó con un insuperable hojaldre, crujiente a pesar de estar relleno de crema (¡quemada!), y con dos vinos dulces que, más que catados, fueron directamente saboreados: un Jura y un vino de la isla de La Palma, que rezumaba pino, semilla de girasol y maní a partes iguales. ¡Una delicia!

Cuando volvía para casa, no se me quitaba de la cabeza una imagen que resumía, para mí a la perfección, lo vivido: un grupo de amigos charlando, bebiendo, degustando, comentando, festejando vaya la llegada de la canícula, alrededor de una mesa. No se trataba de una boda (aunque, a lo que oí, ¡pronto celebrarán una!), cierto, pero la imagen que me vino es la de la compaña que Pieter Brueghel hizo sentar a la mesa, hacia 1558, para celebrar, pacífica y alegremente, una boda:


¡Gracias por haberme permitido formar parte de tan alegre cofradía!

13 comentarios:

encantadisimo dijo...

De ese "Expression d'Orthogneiss 2002", un buen amigo me pasó una botella que cayó hace hace ya dos años.

Me pareció muy interesante, aunque no demasiado expresivo. Eso sí, idóneo para veranos calurosos como este. He de suponer que en dos años ese vino habrá evolucionado favorablemente, de ahí su éxito en la velada de ayer.

Bonita fiesta.

J. Gómez Pallarès dijo...

Tienes razón, Encantadísimo, puede que no fuera muy expresivo o, mejor dicho, era expresivo pero sus aromas y olores se desvanecieron con cierta rapidez. No es un vino que puedas tener en la copa e ir viendo y oliendo cómo evoluciona durante mucho tiempo. Un primer impacto, después algunas vueltas a la copa (pocas) y ya está. Pero es un vino bien hecho y rico, en efecto, sobre todo en estas fechas y con unas deliciosas ostras, tal y como lo toman bretones y normandos.
Salut! Joan

Calamar dijo...

Gracias por el post, Joan.

Ha sido un placer conocerte y compartir experiencias.

Estoy de acuerdo con vosotros. Como ya comentábamos ayer, en general los Muscadets suelen ser cortos en nariz, y tirando a ácidos en boca. Su mejor baza es la frescura y pureza...

Salut

J. Gómez Pallarès dijo...

Y otra cosa añadiría yo, Calamar: no en todas partes se saben hacer buenos y dignos vinos a precios recomendables. Un vino "especializado" como éste (quiero decir, muy apto para tomar con lo que comimos), hecho en un proceso muy artesanal y a un precio adecuado, y que ademas salga rico, pues tiene su mérito, qué caramba. Los equivalentes que tenemos en la cabeza (pescadito frito, Cádiz, etc., palomino fino...) están pero que muy por detrás de cosas como las que tomamos ayer. Y eso tiene un mérito también.
Salut!
Joan

Carlosgrm dijo...

buf, buf, eso de dar envidia sana no está bien Joan, jejeje
por cierto admiro y estoy sorprendido con tu alarde de actualización de tu blog siempre que enrtro hay un magnífico post nuevo.

un abrazo
Carlos Rodríguez

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por tu comentario, Carlos. Digamos que, en la medida de lo posible, procuro escribir algo cada tres o cuatro días. Creo que ése puede ser un buen ritmo para mantener bien de salud el blog y que la gente siga interesada en él, y yo también. Tengo que confesar que ahora dispongo de algo más de tiempo que hace seis meses, digamaos, y ello me ha permitido empezar este proyecto con ganas y con fuerza. Claro que lo de la periodicidad será siempre que haya cosas interesantes que contar. Por suerte, este mundo del vino, que tanto queremos, ¡parece que sí va dando!
Saludos cordiales!
Joan
¡Y la fiesta fue estupenda, la verdad!

Gourmet de provincias dijo...

Saludos.

Una noticia que pensé que te interesaría: el pasado fin de semana se celebró la XVIII Cata de Viños de Galicia en la que resultaron galardonados como vinos del año Lagar de Merens fermentado en barrica (D.O. Ribeiro) como mejor blanco y Galiciano Noite (D.O. Valdeorras) como mejor tinto.

Ya ves, una vez más, como decíamos, Valdeorras dando que hablar, aunque en este caso con un tinto, como excepción a la norma habitual.

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Gourmet, muchísimas gracias por la noticia, que no conocía. Anotaré las referencias,a ver si las encuentro y las puedo probar, pues no las conozco. Ayer mismo compré, por contrastar añadas con As Sortes y porque se habló muy bien también de él, el Guitían sobre lías del 2004, a ver qué tal me sale. Supongo que este Galiciano Noite (título curioso: me recuerda el Trasnocho de Remírez de Ganuza, ¿no lo vendimiaran también de noche?) será de mencía, ¿verdad?
Muchas gracias de nuevo, y un abrazo.
Joan

Gourmet de provincias dijo...

Pues no lo sé, aunque me imagino que si que será mencía.

Espero con curiosidad tu opinión sobre el Guitián (con el que, como sabes, comparto apellido, aunque no tengo ninguna relación) que a mi, personalmente, me ha gustado.

J. Gómez Pallarès dijo...

Intentaré averiguar algo sobre la bodega y sobre si vendimian de noche o no (me intriga el "título" del vino). Por lo demás, en la fresquera está el Guitián: no sabe lo que le espera al pobre, o sí!
Salud!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Confirmado: 100% mencía el noite. Creo que la denominación de la "adega", por lo visto, nada tiene que ver con el momento de la vendimia ni con mi, equivocada, relación con el Trasnocho de R. de Ganuza (que sí es vendimiado de noche). Tiene que ver, creo, con que la bodega se llama Adegas Dia-Noite y, por ahora, vinifican un blanco de godello (= día) y un tinto de mencía (= noche), por el color del vino, digo yo.
Si ando equivocado en mi suposición, espero que alguien me corrija.
¡Gracias!
Joan

Carlosgrm dijo...

efectivamente Joan es por eso lo de dia y noite como decimos por aquí. Yo las noticias que tengo son esas. Pues hablando de godellos habeis probado el Viña Godeval, os lo recomiendo gran RCP y no solo eso si no gran calidad independientemente del precio.
Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por la confirmación, Carlos, y por la recomendación. Este año no he descorchado ningún Godeval, la verdad, pero el recuerdo que tengo de años anteriores es bueno, francamente.
Un saludo cordial,
Joan

Publicar un comentario