10 junio, 2006

Alentejo

El jueves pasado estuve cenando con unos queridos amigos en Évora (Pax Iulia), en el Alentejo portugués. Tengo que confesar que me plegué a lo "convencional" y pedí el bacalhao que fuera la especialidad de la casa. Como es costumbre en Portugal, no se suele comer dos platos convencionales y postres. Así pues, y sin pedirlo, como aperitivo del plato principal, nos sirvieron unos extraordinarios garbanzos con bacalao "esqueixat", trozeado, un pulpo con cebolla y vinagreta y unas tiras de carne de cerdo adobado. El bacalhao era "a Narcisa" y consistía en un buen trozo de morro confitado en aceite, frito en abundante aceite hirviendo unos segundos para que quede crujiente por fuera y muy tierno por dentro y acompañado de una cebolla pochada y unas patatitas enteras, cocidas con su piel, al horno. Todo ello fue acompañado por la gran sorpresa de la noche (para mí, claro, que no conozco bien los tintos portugueses): un vinho tinto Reguengos (embotellado por Carmim: www.carmim.online.pt), del año 2000, de la Garrafeira dos Sócios (medalla de plata de las Vinalies de 2005). Se trata de un vino hecho a partir de las variedades aragonês, castelâo y trincadeira, que ha reposado 12 meses en barrica de roble (probablemente francés, por los aromas de vainilla y muy suave bollería que desprendía) y que, a la vista, ofrecía un intenso color rubí en su menisco, con un ribete en el mismo tono, aunque de intensidad menor. En nariz, el vino se abre con una confirmación de la vainilla antes apuntada, con notas de pasas, de frutillas rojas en compota (más tirando a grosella negra y a mora) y, al final, un poco de especias (pero muy suaves). El buen trabajo con la madera se deja notar, y mucho, en mi opinión. Lo fuerte de este vino, con todo, viene con su entrada en boca: tiene un trago largo, envolvente, muy poderoso pero con taninos suaves, casi de terciopelo, que te dejan un cálido y persistente recuerdo tras su paso. Una gran elección (mérito absoluto de un gran profesional, camarero en el restaurante O Antâo, Rua Joâo de Deus, 5 e 7, Évora, telef.266706459, antao@jassis.pt) y una bonita sorpresa.

3 comentarios:

Gourmet de provincias dijo...

Todo un mundo por descubrir este de los tintos alentejanos. Yo di con ellos, sin ser un gran aficionado, en Lisboa hace ya un par de años y desde entonces están entre mis favoritos. Además de los de Reguengos hay otras zonas alentejanas interesantes como Estremoz, Redondo, Borba, la propia Évora, etc.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí,tienes toda la razón. Yo me había quedado con unos cuantos "clásicos" portugueses, pero cuando te mueves por allí y te dejas aconsejar por la gente del país, descubres cosas fantásticas. Como tú, intentaré conocer más vinos del sur de Portugal, además de proseguir con los portos, etc,. ¡Gracias por el comentario, y salud!

Copo de 3 dijo...

Hola de nuevo, si kieres passa por mi blog e descubre algunos de los buenos vinos de Portugal.

Me a gustado tu blog.

Saludos.

Publicar un comentario